martes 19 de septiembre del 2017

   

Ahora

#Nieta117: “Me emocionó verme parecida a mi mamá cuando mi abuela me mostró las fotos”

 

Claudia Domínguez Castro, la nieta recuperada en agosto, se reencontró públicamente hoy con sus abuelas biológicas y confesó que aunque sabía que era adoptada, la posibilidad de haber sido hija de desaparecidos y apropiada “era lejana, pero no imposible”.

Durante una conferencia de prensa, brindada en la sede de Radio Nacional Mendoza, la mujer que hoy está casada, vive en Mendoza muy cerca del hogar de una de sus abuelas biológicas, y es madre de tres hijos de 1, 6 y 9 años, comentó que vive estos días “muy emocionada”. “Esto es lo que más miedo me daba”, confesó al ver la cantidad de periodistas.

“Mis padres adoptivos siempre me dijeron la verdad, por eso la duda siempre estuvo, pero sin lineamientos relacionados al terrorismo de Estado. Solo el año de nacimiento me generaba duda en ese sentido. La posibilidad era lejana, pero no imposible”, confesó hoy Claudia Domínguez Castro a la prensa mendocina tras recordar cuando en el mes de julio el Banco de Datos Genéticos pasó por Mendoza y decidió hacerse el análisis.

Junto a ella estaban sus abuelas María Assof de Domínguez, presidenta de Madres en Mendoza y reconocida activista por los derechos humanos; y Angelina Catterino de Castro, quienes se mostraron también muy emocionadas tras 37 años de espera.

“Ahora tengo cuatro padres”, dijo hoy la hija de Gladys Castro y Walter Domínguez, detenidos y desaparecidos por la última dictadura cívico-militar-eclesiástica.

“Es una emoción tan grande que no se puede describir, después de 37 años de estar esperándola en todo momento”, dijo Angelina a los periodistas; en tanto que la abuela María criticó con dolor y lágrimas “todo el dolor que causaron esos asesinos”, y pidió “que todos vean el daño que han hecho”.

Mendoza, Argentina. 10/10/2015. Foto: Axel Lloret / ALL ARGRA 2250 - info@allofotografia.com - www.allofotografia.com - 0261 468 5276 - ©2015

Foto: Axel Lloret / www.allofotografia.com

“¿Qué necesidad tiene ella de estar viviendo todo esto ahora?. Si hubieran tenido la generosidad de al menos llevarla de nuevo a casa de sus familiares como han hecho en algunos casos…Es un daño muy grande lo que han hecho estos asesinos”, remarcó.

Los padres de Claudia militaban en el Partido Comunista Marxista Leninista (PCML) hasta que el 9 de diciembre de 1977 fueron secuestrados por militares en la casa que ocupaban en Luzuriaga 84, de Villa Marini del departamento de Godoy Cruz, cercano a esta capital.