domingo 24 de septiembre del 2017

   

Ahora

“Nisman recibía fondos por el caso AMIA y lo dedicaba para salir con minas y pagar ñoquis”

El jefe de Gabinete calificó de “sinvergüenza” al fallecido fiscal y lo acusó de “malversación de caudales públicos y cohecho”. Además, aseguró que le pagaba a "ñoquis".
 

El jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, aseguró hoy que el fallecido fiscal de la causa AMIA, Alberto Nisman, “se gastaba el dinero en minas y ñoquis”, en referencia a las fotos que aparecieron del fiscal con jóvenes modelos y lo acusó de “malversación de caudales públicos y cohecho”.

“Estamos en manos de un montón de sinvergüenzas incluyendo a Nisman”, sostuvo Fernández, y precisó que el fallecido fiscal, si le permitió a Lagomarsino “no concurrir a trabajar y utilizar ese dinero para otros fines, cometió una malversación de caudales públicos, y si (Lagomarsino) le daba esos 20 mil pesos al fiscal es una figura de cohecho”.

Fernández agregó que “cuesta creer que ese hombre (Lagomarsino) estando de vacaciones fuera a la casa de su amigo, perdón por llamarlo amigo al turro que le robaba la mitad del sueldo, a llevarle una pistola para que se protegiera y se cuidara”.

Confió que a Nisman “se le dieron muchísimos fondos para que esclarezca el caso AMIA y saber quiénes eran los responsables y él lo dedicaba para salir con minas y pagar ñoquis. Se mofó todo este tiempo de 85 víctimas y más de 300 heridos que provocó el atentado y es un sinvergüenza que pocas veces se ha visto en el país”.

Sobre la cuenta conjunta que tenían Nisman y Lagomarsino en los Estados Unidos, dijo que “allí figura la madre y una hermana del fiscal y él (Lagomarsino) figura como apoderado; quiere decir que tenía capacidad para mover el dinero a su antojo”.

Lagomarsino declaró por escrito sobre cómo era su relación económica con el fallecido fiscal, quien fue encontrado sin vida el 18 de enero en el baño de su departamente en la torre Le Parc de puerto Madero, y señaló que la mitad del sueldo que percibía se lo quedaba el fiscal.

Según esta declaración, la mitad de los 41 mil pesos mensuales que percibía por mes, Lagomarsino los depositaba en una cuenta en los Estados Unidos, de la que era titular y que compartía con la madre y la hermana del fiscal, y de la que Nisman era apoderado, es decir, que podía mover los fondos.

Días atrás, la jueza federal de San Isidro, Arroyo Salgado, había solicitado que se investigara el vínculo económico entre el fiscal y el especialista en informática, bajo el pretexto se que Sandra Nisman, la hermana del fiscal, le había contado que Lagomarsino tenía acceso a una cuenta familiar.

La hermana y la madre de Alberto Nisman, quienes debían prestar declaración testimonial hoy ante la fiscal Viviana Fein en el marco de la causa que investiga la muerte del funcionario judicial, informaron que no se encuentran en condiciones de concurrir a brindar su testimonio por razones de salud.

En este sentido, voceros con acceso a la causa consignaron que la madre del fallecido fiscal, Sara Garfunkel, esgrimió “problemas de hipertensión arterial”, mientras que la hermana, Sandra Nisman, justificó su inasistencia argumentando que padece “ataques de pánico” por los que está siendo tratada.