domingo 24 de septiembre del 2017

   

Ahora

“No hay un solo elemento que justifique la apelación”

El jefe de Gabinete dijo hoy que "no satisface para nada" la apelación del fiscal Gerardo Pollicita.
 

El jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, dijo hoy que “no hay un solo elemento que justifique la apelación” presentada ayer por el fiscal Gerardo Pollicita respecto del dictamen del juez Daniel Rafecas que desestimó la denuncia del fallecido fiscal Alberto Nisman contra la presidenta Cristina Fernández de Kirchner por presunto encubrimiento de los acusados iraníes del atentado a la AMIA.

“No hay un solo elemento que justifique (la apelación) ya que se basa en lo dicho por Nisman y la denuncia tiene más que ver con declaraciones periodísticas que con pruebas”, afirmó el jefe de ministros en declaraciones formuladas a la prensa esta mañana antes de ingresar a la Casa de Gobierno.

En el mismo sentido, agregó que el escrito de Nisman “no” contiene “definiciones jurídicas concretas o demostraciones de pruebas”.

“El fiscal Nisman dice que estuvo investigando durante dos años y la realidad nos muestra que en esos dos años no hizo absolutamente nada en ese sentido porque no pidió pruebas directas”, ejemplificó Fernández.

Asimismo, manifestó que “cuando uno hace el análisis de la presentación de Pollicita, que yo lo hice, la verdad, no me satisface para nada porque él tiene la carga procesal de tener que criticar cada uno de los puntos de la sentencia del doctor Rafecas y después de eso le queda sortear obstáculos”.

Entre ellos, citó “sortear la diferencia entre lo que es un acto preparatorio y un acto ejecutorio. Incluso hace unas definiciones muy particulares y nosotros sostenemos que en la Argentina, donde el derecho penal se sostiene en la teoría de la exterioridad -esto se refiere a que la voluntad no es punible, es punible la exteriorización de la voluntad- estamos viendo que los elementos con los que contamos no van a que se pueda decir que la Presidenta, o el canciller (Héctor Timerman), han estado comprendidos en un hecho de esas características”.

En ese marco, recordó que el memorándum de entendimiento con Irán nunca se ejecutó, por lo que lo consideró “un acto preparatorio por lo que no tiene otra función mayor”.

“Y los otros dos puntos a probar son que la acción es idónea para evadir la justicia. Se decía que la Comisión de la Verdad permitiría que se salieran de la causa los cinco iraníes, por la forma en la que se presentaba el esquema acusatorio, cosa que no es cierto”, enumeró.

Remarcó que “ha quedado demostrado también que no podían caer las claves rojas (de Interpol) y (se tendría que demostrar) que había vocación de llevar adelante esta propuesta para evadir la justicia”.

“Quedó claro por la propia presentación de Pollicita que no hay un solo elemento que lo justifique (la apelación) y que vaya específicamente a lo dicho por Nisman”, insistió.

Por otra parte, el funcionario se refirió al texto que subió anoche la Presidenta en la redes sociales, en el cual volvió a marcar que “para algunos, Argentina y la AMIA son sólo un daño colateral en una guerra que nunca fuimos parte, no queremos ser”.

“Creo que lo que dijo terminó siendo casi un guión repetido en las expresiones del premier israelí, que hace una gráfica más o menos parecida, consistente en que nos encontramos en una situación geopolítica internacional muy delicada en donde el presidente de EE.UU., con la oposición de buena parte de la derecha republicana y de Israel, intenta llegar a un acuerdo nuclear con Irán y eso está siendo acompañado por los países que componen en forma permanente el Consejo de Seguridad más Alemania y hay posiciones muy contundentes en esa situación”, describió Aníbal Fernández.