domingo 19 de noviembre del 2017

   

Ahora

 

Paolo Gentiloni se convirtió en el primer ministro de Italia

 

El ex canciller italiano, Paolo Gentiloni, cercano al saliente primer ministro Matteo Renzi, afirmó quebuscará formar “con urgencia” un nuevo gobierno tras el encargo que recibió hoy del presidente, Sergio Mattarella, y adelantó que tendrá como prioridad buscar una nueva ley electoral y afrontar compromisos internacionales, económicos y sociales del país.

Canciller desde fines de 2014, Gentiloni planteó la “urgencia de dar a Italia un gobierno con plenitud de poderes”, luego de aceptar el encargo “con reservas” tras una reunión de casi una hora entre ambos este domingo en el Palazzo Quirinale de Roma, esperando la confirmación del Parlamento para su ratificación.

“Agradezco al señor presidente por el encargo, es un alto honor. Trataré de hacerlo con dignidad y responsabilidad”, afirmó Gentioni, de 62 años, quien reforzó que tendrá como prioridad hacer una nueva ley electoral y afrontar los compromisos “internacionales, económicos y sociales” de Italia, entre ellos la ayuda a los damnificados por el terremoto de agosto pasado.

Según indicó en una breve declaración que leyó ante la prensa, Gentiloni tomará las consultas políticas que hizo Mattarella en los últimos días con las fuerzas parlamentarias como “base para definir la composición y el trabajo del nuevo gobierno”.

En las próximas horas, Gentiloni deberá pensar en un gabinete, aunque como recordó este domingo, “por necesidad y no por elección nos moveremos en el marco del gobierno y la mayoría saliente”, dando a entender una continuidad grande de los ministros de Renzi tras la “indisponibilidad” del resto de las fuerzas políticas a un gobierno de gran coalición.

Luego de conformar el gabinete de gobierno, Gentiloni deberá concurrir al Parlamento para conseguir la aprobación de las Cámaras, en las que el Partido Democrático, del que es miembro fundador, es mayoría.

Gentiloni deberá formar un gobierno que tenga como primera prioridad la “armonización” de las leyes electorales italianas en vigencia, la “Italicum” para Diputados y la “Consultellum” para Senadores, para poder convocar a elecciones.

“Buscaré acompañar y si es posible facilitar el recorrido de las fuerzas parlamentarias” en ese sentido, planteó este domingo Gentiloni.

De todas formas, las primera respuestas de la oposición criticaron con fuerza la decisión de Mattarella por considerar al canciller como una continuidad de Renzi.

Sobre Pulse

Llega un nuevo modo de leer las noticias en Internet. Sumate a Diario Pulse.

Suscripción

Newsletter