jueves 14 de diciembre del 2017

   

Ahora

 

Peligran 12.000 empleos por la quita del arancel para la importación de computadoras

 

El Gobierno postergó la eliminación para marzo del arancel del 35% para la importación de computadores, notebooks y tablets y reconoció que la medida provocará 1000 despidos aunque para la cámara del sector son 12.000 los empleos en riesgo.

El ministerio de Producción que conduce Francisco Cabrera reconoció que la eliminación del impuesto aduanero puede llegar a afectar la continuidad de alrededor de 1.000 puestos de trabajo en el sector, para el que implementarán un programa de capacitación laboral.

“Nuestro norte es la competitividad. La Argentina es el país de la región donde las computadoras son más caras por falta de competencia. Ese sobrecosto lo pagan todos los ciudadanos. El Estado tiene la responsabilidad de que la tecnología sea accesible a quienes dan empleo pero fundamentalmente tiene que contribuir a reducir la brecha digital. Vamos a hacerlo cuidando el empleo”, señaló sobre la decisión Miguel Braun, secretario de Comercio.

Según la cartera de Producción, la medida tiene por objetivo potenciar de manera transversal la economía argentina y generar 15.000 nuevos empleos en tres años.

Sin embargo, la Cámara Argentina de Industrias Electrónicas, Electromecánicas y Luminotécnicas (CADIEEL) denunció que el impacto será mayor y que más de 12 mil empleos de la cadena de valor de equipos de tecnología informática corren riesgo ante la baja de aranceles.

El titular de CADIEEL, Jorge Luis Cavanna, instó a Cabrera que convoque de forma urgente a una mesa de diálogo entre Estado, fabricantes y trabajadores para avanzar en una reconversión productiva del sector que evite el cierre de estas industrias.

“Estuvimos reunidos con el ministro Cabrera, las empresas afectadas y la Unión Obrera Metalúrgica y allí se acordó que el Estado nos citaría a una mesa de trabajo para desarrollar en forma conjunta propuestas que incrementen la competitividad sectorial para conseguir bajas en los precios de venta que permitan que la gente tenga un mejor acceso a la tecnología sin poner en riesgo fábricas ni empleos. La reunión fue el pasado 10 de agosto y aún no fuimos convocados”, explicó Cavanna.

“Compartimos las palabras del ministro quien asumió que el Estado es responsable de los altos costos del capital, laborales, logísticos y de una insostenible presión fiscal, pero así como sabemos que tiene gran parte del problema creemos, también, que puede tener gran parte de la solución y debe dar señales claras a las Pymes industriales de que está dispuesto a corregir los problemas sistémicos de competitividad que tiene nuestra economía”, sostuvo.

Al respecto indicó que es una “contradicción inexplicable” que pretendan bajar los derechos de importación para bienes tecnológicos muchos de los cuales son producidos con “mano de obra esclava o se venden a precios de dumping” mientras que para los componentes necesarios para fabricarlos los mantienen.

Para el dirigente fabril, es “imperioso que el ministro Cabrera se ponga al frente” de este tema y que convoque a esta mesa de reconversión competitiva para generar un plan con metas claras en el tiempo para aprovechar la capacidad productiva de estas Pymes y permita salvaguardar el empleo de miles de familias.

Sobre Pulse

Llega un nuevo modo de leer las noticias en Internet. Sumate a Diario Pulse.

Suscripción

Newsletter