viernes 28 de abril del 2017

   

Ahora

Paralización de SanCor: pueblos enteros se movilizan para evitar convertirse en comunidades fantasmas

  • MISA Y MARCHA. Planta de Sancor en Centeno.

La empresa Sancor planteó un “plan de reestructuración” al Gobierno en el que se contempla el cierre definitivo de las cuatro plantas y mil despidos a partir de abril, luego que el Ejecutivo le negara un auxilio financiero.

La empresa busca así pagar deudas, reducir sus gastos y aumentar ventas para mejorar sus cuentas en un año. Aunque también lo hace para conseguir fondos y seguir en operaciones.

La propuesta salió a la luz luego de la reunión que mantuvieron el ministro de Trabajo, Jorge Triaca, su par de Agroindustria, Ricardo Buryaile y el asesor del Ministerio de Producción, Ignacio Werner, con las autoridades de la empresa.

Allí, en ese encuentro, y tal como afirma el diario Clarín, se acordó avanzar en un plan de reestructuración, que incluía entre las posibilidades desde la reducción de personal hasta la venta de la compañía.

El Gobierno se negó a un auxilio financiero porque consideró irresponsable de parte de la empresa convalidar un 40% de aumento en los sueldos, luego de haber necesitado desprenderse de su línea de postres y yogures y flanes para recapitalizarse.

Desde la Casa Rosada, el ministro de Producción, Francisco Cabrera, diagnosticó: “El problema de Sancor son los trabajadores”. La producción de leche cayó 10 por ciento el año pasado y en lo que va del 2017 bajó 20 por ciento.

Sancor, la segunda empresa láctea más grande del país, suspendió el trabajo en las plantas ubicadas en Brinkmann, Charlone, Moldes y Centeno y se teme que sea el primer paso para un posterior cierre.

Jorge Morales, delegado de la compañía en Charlone advirtió que están dispuestos a “luchar hasta el final por la empresa”.

“Tenemos muy poca información. Nos enteramos por los medios del cierre de la planta en Charlone”, sostuvo Morales en declaraciones al programa “Mañana Sylvestre” por Radio 10. “Hace un mes se dejaron de elaborar tres líneas de quesos”, detalló. Y en ese contexto, concluyó: “Si los gobernantes no nos hacen caminos, también vamos a perder la producción”.

En Centeno, un pueblo santafecino de poco más de 3.000 habitantes, se paralizó todo. Allí la empresa es el motor de la localidad. Según el jefe comunal, Juan Gufi, el cierre significaría “un golpe de muerte”. Los vecinos realizan un acampe en la puerta de la fábrica.

El año pasado, cuando la firma suspendió los turnos de los fines de semana, el pueblo perdió una inyección de 500 mil pesos mensuales. La comuna, que recaudaba un 60% de los impuestos, bajó a 48%. Las autoridades temen que la crisis de SanCor impida abonar el sueldo de los 47 empleados comunales.

En tanto, el municipio de Brinkmann convoca a un “Abrazo Simbólico” a la planta industrial SanCor el próximo jueves 16 de marzo desde las 18 hs, con el lema “SanCor es patrimonio de Brinkmann y queremos que no se cierre”.