jueves 14 de diciembre del 2017

   

Ahora

 

¿Qué obras se podrían financiar con el dinero reclamado al HSBC?

Los 3.500 millones de dólares reclamados alcanzan, por ejemplo, para construir cinco hospitales de última generación y 200 escuelas para 400 alumnos cada una.
 

Los 3.505 millones de dólares reclamados por el Gobierno al HSBC, que representan la suma de cuentas que más de 4.000 argentinos tuvieron sin declarar al fisco sólo entre 2006 y 2007 en la sede suiza del banco británico, alcanzan para construir cinco hospitales de última generación y 200 escuelas para 400 alumnos cada una.

También alcanzan para comprar 500 vagones de tren 0 kilómetro y tres aviones Airbus nuevos para 267 pasajeros, además de costear el programa Argentina Sonríe y asimismo pagar dos meses de asignaciones familiares, incluyendo la AUH, para 7,7 millones de niños.

O bien, esta misma cifra es la que significa el pago de un mes completo de jubilaciones mínimas para 7,6 millones de abuelos.

El titular de la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP), Ricardo Echegaray, ratificó en Londres el objetivo del gobierno nacional de repatriar 3.505 millones de dólares fugados por contribuyentes argentinos a través del HSBC.

De acuerdo con la lista de Hervé Falciani, el ex empleado del HSBC que sacó a la luz la existencia de más de 100.000 cuentas ocultas en Suiza, Argentina es el octavo país con más clientes registrados en el HSBC de Ginebra, por delante de los Estados Unidos, Alemania y Rusia.

La lista completa a nivel mundial está liderada por el contador argentino Miguel Gerardo Abadi, titular del fondo de inversión Gems, domiciliado en Londres, que gestionó U$S 1.400 millones, la mayor fortuna de entre los algo más de 100.000 clientes con cuentas ocultas en Suiza expuestos por Falciani.

Entre las empresas argentinas, el Grupo Clarín, con más de U$S 100 millones, lidera la lista de evasores, y le siguen el Grupo Fortabat, con U$S 101.306.936; la generadora termoeléctrica Central Puerto, con U$S 82.277.040; y Telecom Argentina, con U$S 18.822.872.

Sólo con los U$S 3.505 millones que estas empresas y particulares argentinos ocultaron al fisco, que corresponde apenas a un año de operatoria bancaria, con lo cual se presume que podría ser varias veces más abultado, y se podrían atender una importante cantidad de obras de infraestructura y coberturas sociales.

Con esos U$S 3.505 millones, por ejemplo, se podrían construir 5 hospitales de última generación, como el que la presidenta Cristina Fernández de Kirchner inauguró recientemente en El Calafate, valuado en U$S 114 millones, lo que da U$S 570 millones.

Este establecimiento cuenta con una superficie total de 29.160 metros cuadrados, de los cuales 16.973 son cubiertos, 100 plazas de internación, recepciones, esperas de consultorios externos, laboratorios, imágenes, áreas de emergencia y quirúrgicas, terapia intensiva, neonatología, y una unidad de emergencia con camas frías de hasta 100 pacientes para casos de eventuales situaciones de catástrofe.

También alcanza para sumar 20 escuelas, con capacidad para 400 alumnos cada uno, que a razón de U$S 2,73 millones, insumirían U$S 546 millones.

Por último, queda dinero suficiente para afrontar dos meses completos de asignaciones familiares, incluyendo la AUH para 7,7 millones de niños, que suman U$S 937.9 millones.

Sobre Pulse

Llega un nuevo modo de leer las noticias en Internet. Sumate a Diario Pulse.

Suscripción

Newsletter