lunes 14 de octubre del 2019

   

Ahora

Revelan detalles del contrato entre el PRO y Cambridge Analytica

 

El equipo del PRO contrató los servicios de Cambridge Analytica en la antesala de la campaña presidencial de Mauricio Macri de 2015, la empresa del escándalo global por el manejo de datos personales. También mantuvo reuniones laborales en los meses previos a los elecciones legislativas de 2017, aunque en esa ocasión no fructificaron.

Así lo reveló el periodista Hugo Alconada Mon en el diario La Nación tras recopilar 12 fuentes argentinas, inglesas y estadounidense.

«Trabajamos en la Argentina», admitió Alexander Nix, CEO de Cambridge Analytica, al comparecer ante un comité selecto del Parlamento británico que comenzó a investigar las actividades de su empresa. Además reconoció reuniones para ejecutar una «campaña anti-kirchnerista» pero se negó a revelar para qué cliente fue ideada.

Ante la consulta del presidente de la comisión Damian Collins respecto de quién se trataba el cliente -si era un partido político opositor o el dueño del fondo de inversión de alto riesgo Elliott Management Company, Paul Singer-, el ex ejecutivo se excusó y defendió la privacidad de sus clientes.

Nix buscó despegarse de Singer, que se quedó con poco más de US$ 2426 millones de los US$ 9300 millones que Mauricio Macri pagó a fondos buitre apenas asumió en el Gobierno.

Según la investigación, Cambridge Analytica ofrecía acceder a datos personales de decenas de millones de usuarios de Facebook para con esos datos tratar de influenciar en campañas publicitarias y políticas. «Entre otras, las elecciones presidenciales de 2016, que ganó Donald Trump, y el referéndum (Brexit) que ese mismo año definió que el Reino Unido se marcharía de la Unión Europea. Operaciones que, al igual que decenas más en otros países de todo el mundo, incluida la Argentina, comenzarían a salir a la luz en marzo de 2018», indica La Nación.

Ahora Alconada Mon reveló que Singer se reunió con Nix en Nueva York, quien tomó notas de lo conversado. En ese memo, el británico escribió que debía desarrollar 200 perfiles psicográficos de los argentinos recurriendo por Facebook al test «Ocean» de personalidad, que debía orquestar «operaciones clandestinas» contra el kirchnerismo y utilizar, llegado el caso, «todos los medios necesarios» a su alcance para que esa facción política perdiera las elecciones de 2015.

«Nos pidieron que desarrolláramos una estrategia para remover al kirchnerismo del poder y alentar un cambio de gobierno», indicó desde el hemisferio norte a La Nación una fuente que trabajó junto a Nix durante esos años. «Eso implicaba fomentar un ‘movimiento de bases’ y aumentar el apoyo a Macri, que necesitaba mucha ayuda, porque no tenía mucho apoyo popular», rememoró.

Nix voló a Buenos Aires con dos colaboradores, Alex Tayler -máximo responsable del manejo de datos de Cambridge Analytica- y Mark Turnbull -director gerente de SCL Elections-, quien quedó a cargo de las comunicaciones con los argentinos, contó el diario.

Alconada Mon describió que el enlace argentino fue Federico di Benedetto, «por entonces a cargo de los callcenters con los que el PRO buscó llegar de manera directa a los votantes y actual subsecretario de Comunicación porteño, desde donde lidera la estrategia digital del jefe de Gobierno, Horacio Rodríguez Larreta«.

«Di Benedetto aparece citado como «Fede» en algunos de los documentos recolectados por el comité del Parlamento británico que investigó el rol de Cambridge Analytica y se reunió en Londres con el diputado nacional por el Frente para la Victoria (FPV), Leopoldo Moreau», agrega el artículo.

En los borradores de contratos que el PRO negoció con Cambridge Analytica aparece Di Benedetto así como en múltiples correos electrónicos que los ejecutivos basados en Londres intercambiaron con funcionarios del PRO, según reconstruyó LA NACION, que contactó a Di Benedetto, pero no obtuvo respuestas.

Las reuniones se desarrollaron en Buenos Aires y en Miami, por donde se habría canalizado parte del pago de los servicios prestados por Cambridge Analytica y que una versión cifró en los US$300.000, triangulados. Entre los servicios, se indicó «desarrollar una gigantesca base de datos de los ciudadanos de Buenos Aires con toda la información posible». Una segunda voz aclaró: «Al final hicimos cosas puntuales y se habló de sumarnos a la campaña presidencial pero nuestros servicios eran muy caros. Les hubiera costado hasta 3 millones de dólares».

¿Qué sí hizo Cambridge Analytica para el PRO? «Digamos que ayudar a determinar qué votantes ya estaban ‘perdidos’ para el PRO y que por tanto no valía la pena dilapidar recursos en ellos y cuáles podían ser ‘infectados’ con información para convencerlos», precisó a La Nación un colaborador de Nix que se reunió con funcionarios argentinos. «Pero aclaremos que nos movimos por una zona ‘gris’ que por entonces no estaba regulada y mucho menos penalizada», afirmó.

«Aunque no obtuvo el contrato mayor durante la campaña presidencial de 2015, las perspectivas de Cambridge Analytica en la Argentina parecían tan prometedoras que Nix evaluó abrir oficinas en Buenos Aires, según rememoraron desde Londres, más allá de la representación simbólica que ya había fijado en el domicilio de la abuela de su socio local, Lucas Talamoni», indica el artículo.

El ex CEO de Cambridge Analytica tiene conexiones en la Argentina. Su pasión por los caballos lo puso en contacto con Juan Pepa, un joven pampeano muy conocido en el mundo del polo. Juntos fueron socios accionistas de Rubirosa Ltd., una firma con sede en Londres que fue disuelta hace unos años, contó El Diario de La Pampa.

Pero además, Nix es uno de los “padrinos” de Fundación Pro Alvear, la iniciativa social de la familia Pepa para el desarrollo educativo, económico y social de Intendente Alvear y otras localidades de La Pampa.

Entre otros “padrinos” de la organización figura ni más ni menos que el presidente, Mauricio Macri, que la visitó en 2009, cuando aún era jefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires.

Cambridge Analytica quedó en el ojo de un escándalo mundial luego de que se revelara que le pagó millones a Facebook para acceder a los datos privados de unos 50 millones de usuarios.

La compañía con sede en Inglaterra pertenece a SCL Group, que posee oficinas en una decena de países, incluida la Argentina. Diario Pulse se comunicó con el domicilio en el barrio porteño de Retiro que figura en su sitio web, pero negaron estar activos. “Hace mucho tiempo que no están”, respondieron incómodos.

 

Sobre Pulse

Llega un nuevo modo de leer las noticias en Internet. Sumate a Diario Pulse.

Suscripción

Newsletter