lunes 16 de octubre del 2017

   

Ahora

Revelan que Arribas era socio de la empresa a cargo de la seguridad de Le Parc cuando murió Nisman

 

El titular de la Agencia Federal de Inteligencia (AFI), Gustavo Arribas, era socio de la empresa que tenía a su cargo la seguridad y el monitoreo de las cámaras de vigilancia del la torre Le Parc, en Puerto Madero, cuando sucedió la muerte del fiscal Alberto Nisman.

Así lo reveló el presidente de Llamamiento Argentino Judío y ex director de la DAIA, Jorge Elbaum. “¿Quién era el jefe de la seguridad en el edificio donde murió Nisman? Arribas”, aseguró.

“La empresa que tenía a cargo la seguridad del edificio donde vivía Alberto Nisman es Seguridad Integral Empresaria (SIE) cuyos dueños son los hijos del Coronel Toro, un funcionario de la dictadura, y tuvieron vínculos accionarios con Gustavo Arribas hasta el 2015, época en la cual funcionaban como responsables de la seguridad del edificio”, indicó en diálogo con Roberto Caballero por Radio del Plata.

“Son ellos quienes informan a Damián Pachter, el pseudoperiodista que se auto exilia en Israel por difundir la noticia de la muerte de Nisman”, agregó.

Torre Le Parc Nisman

Explicó que Pachter fue al edificio Le Parc varias veces, pero Nisman sólo lo recibió una vez. “Así entabló un vínculo informal con los elementos de la seguridad del edificio donde vivía Nisman y son ellos quienes le comunican a Pachter”, contó Elbaum.

Arribas era socio de la empresa SIE en el marco de unos acuerdos que había establecido con HAZ Sport, la agencia de compra y venta de jugadores. La “H” pertenece a (Fernando Oscar) Hidalo, la “A” de (Gustavo Hécor) Arribas y la “Z” del israelí Pinhas Zahavi”, subrayó.

Más tarde, en declaraciones con Radio 10, Elbaum amplió: “El armador en términos institucionales, jurídicos y contables ante la AFIP es el contador Julio César Jiménez que no solamente armó las empresas HAZ Sport Agency (de Gustavo Arribas) y Seguridad Integral Empresaria de los hermanos Toro sino también una tercera empresa que se llama American Tape, algo así como “grabaciones de América”, cuyo propietario es Antonio Jaime Stiuso. Esto de las grabaciones es muy interesante en momentos que aparecen grabaciones a la ex presidenta”.

“La propia Elisa Carrió denunció a la segunda jefa de la AFI Silvia Majdalani como socia política de Stiuso”, continuó. “Es un escándalo, imagínense si en Estados Unidos aparece una grabación personal de Obama. Lo interesante es que la gente se ponga colorada de una mala palabra y no del escándalo internacional que significa estar espiando a dirigentes políticos de nuestro país”.

Arribas Tribunales

El entramado con los servicios de inteligencia alcanza al auto que Nisman manejaba. El Audi modelo Q5 chapa patente MPC641 de año 2013 es propiedad de la firma Palermopack, perteneciente a Claudio y Fabián Picon, y su precio oscila entre los 90 y 110 mil dólares.

Picón es socio comercial de las empresas Starpack y Easypack, de Eugenio Eduardo Ecke vinculado con Frank Holder, un ex agente de la CIA que actualmente tiene una empresa de seguridad privada llamada Kroll, y que opera en Estados Unidos y Latinoamérica.

A fin del año pasado la Sala I de Casación Penal hizo lugar a un recurso presentado por la DAIA y ordenó reabrir la denuncia de Nisman contra Cristina que ya había sido desestimada en las instancias previa.

Macri declaró que “le cayó bien” la decisión de Casación en una incursión presidencial en cuestiones propias del Poder Judicial.

Consultado por la movida judicial, Elbaun consideró que se trató de “un objetivo político para enmascarar la situación económica y la necesidad imperiosa que tienen por proscribir a quien aparece como la gran opositora al gobierno de Macri que es Cristina Fernández de Kirchner”.