jueves 17 de agosto del 2017

   

Ahora

Flexibilizaciòn laboral: el Secretario de Empleo dijo que es natural “descomer” a los trabajadores

 

El Gobierno confirmó que busca reinstalar el sistema de pasantías dentro de un marco de mayor flexibilización laboral. Lo aseguró el secretario de Empleo, Miguel Ángel Ponte, al presentarlo como “la única posibilidad” de acceder “al mundo real del trabajo” para los estudiantes o trabajadores y desocupados sin formación.

Para argumentar su defensa a las pasantìas, señaló en diálogo con el programa Toma y Daca de “Radio Con Vos” que “en el mundo no hay muchas herramientas para calentar el agua, hay fuego o sol”.

“La posibilidad de entrar y salir del mercado laboral hace a su esencia como lo es en el organismo humano comer y descomer”, sostuvo Ponte al referirse a la ola de despidos en el Estado. Según la Real Academia Española, “descomer” significa “exonerar el vientre”.

Y agregó: “Es parte de la vida de los organismos vivos introducir aportes de personas y hacer un recambio”.

Curiosamente, para el ex director general del Grupo Techint opinó que no “el Estado no ha ejercido ningún esquema remotamente masivo (de despidos), ningún proceso importante de reducción de personal en todo el país”.

“Los números son acotados, es difícil de entender”, señaló sobre los despidos de empleados públicos.

Ponte dijo que es “una preocupación en todos los países del mundo” la preparación inicial de las personas para el mundo del trabajo y lograr que las nuevas generaciones “encuentren formas de presencia en el sistema laboral”.

El secretario reconoció que las pasantías cobraron mala fama en la década del ’90 a la par de la legislación flexibilizadora del entonces Gobierno de Carlos Menem.

Héctor Daer advirtió ayer que “la CGT no va a resignar derechos”, frente a la posibilidad de que el Gobierno impulse cambios en la legislación laboral y en los Convenios Colectivos de Trabajo.

En la misma línea se expresó el secretario general de la Central de Trabajadores de la Argentina (CTA) Autónoma, Pablo Micheli, quien aseguró que “esto ya lo vivimos y no sirvió para nada. Solo benefició a los sectores concentrados de la economía y llevó a la situación de diciembre 2001. El Gobierno está eligiendo un camino nuevamente equivocado. No genera el verdadero trabajo ni trabajo digno”.

“Acá tiene que haber una decisión, la presencia de las centrales sindicales que no permitan la reforma, la flexibilización de los jóvenes”, concluyó.