jueves 23 de noviembre del 2017

   

Ahora

 

Pese al pésimo servicio, el macrismo le prorrogó el contrato a Metrovías

 

El macrismo aprobó la prórroga por un año de la gestión del subte a Metrovías y la autorización para lanzar una licitación para concesionarlo por doce años.

El proyecto contó con el acompañamiento (32 votos positivos) de los bloques Pro, CC ARI y Confianza Pública, mientras que lo rechazaron (23 votos negativos) FpV, Suma+, PSA, PS, AyL, CNLM, FIT, BP y MC .

El proyecto del gobierno prevé concesionar el servicio por 12 años con un máximo de tres años más.

En la legislatura porteña hubo carteles con la leyenda “queremos viajar mejor” y “sardinazo”, en referencia a lo apretado y mal que se viaja en el subte.

Casi todos los bloques de la Legislatura habían presentado sus propuestas para definir el futuro del subte, en las que el denominador común fue el pedido de estatizar el servicio.

El diputado del FpV Javier Andrade manifestó que “tenemos una mirada muy distinta, sobretodo por el devenir de la situación del subte y la prestación del servicio desde su privatización” y agregó que “nosotros proponemos la estatización, ustedes proponen una concesión, son dos formas distintas de tratar un mismo tiempo”.

En este sentido precisó que “viajar en el subte es muy similar a estar dentro de una lata de sardinas, es un milagro poder subir al subte en horario ya que uno tiene que dejar pasar una o dos formaciones para poder subir” y denunció que “en algunas líneas se pueden ver las asimetrías entre el sur y el norte de la Ciudad, las líneas del sur son desastrosas, muy ruidosas y con poca frecuencia; mientras que las del norte tienen mayor frecuencia, aunque los usuarios sigan viajando como sardinas”.

“La Ciudad, desde el traspaso del subte, se ha endeudado en 1.200 millones de dólares para mejorar el servicio, pero claramente no alcanza y seguimos viajando muy mal”, completó y advirtió que “desde que Mauricio Macri asumió como jefe de Gobierno sólo se construyo un kilometro por año, pese a que la tarifa aumentó exponencialmente”.

En tanto, el diputado de AyL Fernando Vilardo afirmó que “rechazamos el proyecto oficial y sobretodo la manera antidemocrática en la que se está tratando todo esto” y precisó que “nos proponen que un servicio esencial siga siendo objeto de lucro para una empresa, creemos que el oficialismo realiza una evaluación positiva de todo lo hecho hasta este momento pero nosotros creemos todo lo contrario”.

“La Ciudad le ha entregado a la empresa concesionaria actual millonarios subsidios y que ha realizado grandes incrementos de las tarifas”, indicó y subrayó que “la población trabajadora no puede afrontar los gastos de poder viajar en subte, viven ajustando sus condiciones de vida para que las empresas se sigan llevándose fortuna a costa de sus bolsillos”.

Por su parte, la legisladora del FIT Laura Marrone explicó que “su intervención está plagada de pesar y de bronca porque cuando presentamos nuestro proyecto, en el que planteamos construir una empresa controlada por trabajadores y usuarios, nos apoyábamos en el sentimiento generalizado de rechazó -al funcionamiento del servicio de la red- de quienes son usuarios del subterráneo y de los trabajadores”.

Asimismo agregó que “Metrovías no ha sido capaz de proveer un servicio de calidad que haga justicia a los fabulosos subsidios que le dio la Ciudad” y denunció que “los trabajadores han denunciado en incansables oportunidades las malas condiciones de trabajo, pese a esto el Ejecutivo busca perpetuar este modelo”.

“¿Por qué no recordamos que nuestra red de subterráneos fue vanguardia y que hoy es una de las peores de la región?”, preguntó y aseveró que “este Gobierno va diseñando un modelo de Estado totalmente servil a los empresarios, que se ofrece a empresas que tienen clientela cautiva y que no tienen la capacidad de demostrar que han sido eficaces”.

Paula Penacca argumentó que “esta es una oportunidad de mejorar el sistema y de la manera en la que se brinda este servicio a los usuarios, pero estamos desaprovechando la oportunidad” y consideró que “con este proyecto no está habiendo ningún cambio, no hay ninguna exigencia para que -la nueva empresa que maneje el servicio- se deba invertir en mejoras edilicias y de los coches que se utilizarán”.

Sobre esta misma línea, criticó el lapso de tiempo por la que se extenderá la nueva licitación, ya que “desde el FpV nos parece un plazo excesivo darle la posibilidad a la empresa de manejar el servicio durante 15 años, sobretodo teniendo en cuenta que no se le estará exigiendo una inversión”.

Sobre Pulse

Llega un nuevo modo de leer las noticias en Internet. Sumate a Diario Pulse.

Suscripción

Newsletter