miércoles 23 de octubre del 2019

   

Ahora

Testimonio: «Nunca hubo un simulacro de evacuación»

 

Un trabajador de la obra se refirió a las normas de seguridad tras el derrumbe en la ampliación del aeropuerto internacional de Ezeiza que provocó un muerto y varios heridos. «Nunca hubo un simulacro de evacuación», alertó.

«Nos están apurando para terminar sí o sí el lunes», dijo sobre los tiempos acelerados de la construcción.

En diálogo con C5N, el trabajador identificado como Manuel, contó que «en 200 metros cuadrados trabajaban 100 personas. No podes».

En este sentido, aseguró que había «superposición» de trabajo por el apuro para finalizar la obra.

Indicó que en lugar del derrumbe «estaban colocando vidrios y haciendo varios trabajos. Estaban trabajando todos encima». Además señaló que mandaban al personal de limpieza a «barrer debajo de los andamios».

Finalmente, Manuel explicó que «nunca hubo un simulacro de evacuación». Explicó que «a la mañana subiste por una escalera y luego vas a esa escalera para bajar y ya no está más. Tenes que andar preguntando por donde bajar».

El derrumbe en la obra de ampliación del aeropuerto internacional de Ezeiza provocó un muerto y al menos 10 heridos. La zona del accidente es la del nuevo hall de partidas de la Terminal C, donde rescataron a cinco obreros.

En el lugar trabajaron dos dotaciones del cuartel 2 de Bomberos de Ezeiza, perros rescatistas y ambulancias.

Según había adelantado el Gobierno y AA2000, el nuevo sector, bautizada «Zeppelin» por su techo de forma ovalada, albergará todas las partidas, ya sean domésticas, regionales o internacionales.

Hace apenas una semana, el ministro de Transporte de la Nación, Guillermo Dietrich, había realizado un asado para «inaugurar» esta parte de la obra.

La UOCRA había presentado recursos contra Caputo SAIC y Foster SA para la verificación de las condiciones de trabajo en las que estaban los obreros.

El pedido del gremio de los obreros de la construcción fue para «verificar el cumplimiento del convenio colectivo de trabajo (CCT)», que estipula, entre otras cosas, las condiciones de seguridad para los trabajadores.

Además fue denunciada la constructora Caputo SAIC, que solía pertenecer a la familia homónima hasta que se vendió el 82% de las acciones a la desarrolladora inmobiliaria TGLT, informó el canal C5N.

 

Sobre Pulse

Llega un nuevo modo de leer las noticias en Internet. Sumate a Diario Pulse.

Suscripción

Newsletter