martes 22 de agosto del 2017

   

Ahora

Tierra del Fuego: cortes y acampe tras multitudinaria marcha de antorchas contra leyes de ajuste

 

El conflicto de los estatales en Tierra del Fuego contra la reforma jubilatoria se vuelve cada día más complejo y ahora los gremios implementarán cortes en los accesos a las ciudades, escraches a funcionarios y una juntada de firmas para impulsar la revocatoria del mandato de la gobernadora Rosana Bertone.

Los gremios, que cumplen la tercera semana de paro de actividades, resolvieron recrudecer la protesta en la noche del lunes, luego de una asamblea realizada frente a la Casa de Gobierno, en Ushuaia, donde mantienen un acampe y desde donde salen y llegan distintas movilizaciones diarias a las sedes de la Legislatura y de la Justicia.

La jornada de conflicto concluyó con una marcha de antorchas que recorrió las calles del centro de la capital fueguina y que congregó a miles de personas.

“Si nosotros no dormimos, los funcionarios no duermen. Si nosotros renegamos, los funcionarios reniegan. Si no hay paz para el pueblo, no hay paz para el gobierno”, afirmó ante los manifestantes el secretario general del Sindicato Unificado de Trabajadores de la Educación Fueguina (Sutef), Horacio Catena, al anunciar la profundización del conflicto.

Al menos una veintena de gremios con incumbencia en el Estado le exigen a la gestión de Bertone la derogación de un paquete de leyes sancionado entre el 7 y el 8 de enero de este año.

Las normas eliminaron privilegios jubilatorios, endurecieron las condiciones de acceso a la jubilación fijando condiciones como una edad mínima de 55 años para las mujeres y 60 para los hombres, además de declarar la emergencia del sistema previsional y crear un fondo solidario para el pago de jubilaciones al que aportan jubilados y trabajadores en actividad, en diferentes proporciones y porcentajes.

“El fondo solidario y el cobro de deudas permitió empezar a pagar las jubilaciones. Derogar las leyes implicaría negar la realidad y no resolver nada”, sostuvo el presidente del Instituto de Previsión y Servicios Sociales de la Provincia (Ipauss), Rubén Bahntje.

El gobierno provincial aceptó negociar con los sindicatos algunas modificaciones a las leyes por vía de la reglamentación, en especial la aplicación de aportes a las categorías más bajas y a los beneficiarios de pensiones por discapacidad, aunque hasta el momento los dirigentes gremiales se mantienen firmes en la postura de derogar las normativas para luego sancionar otras “en un marco de consenso”.

“Tierra del Fuego debe tener un sistema previsional realista que se pueda sostener en el tiempo, con edades de jubilación razonables y con aportes razonables. El que teníamos era una mentira que privilegiaba a unos pocos, y cuya única consecuencia previsible es que los futuros jubilados no iban a cobrar”, mencionó Bahntje.

Sin embargo, los sindicatos consideran a la reforma como “un ajuste” y “repudian” que las leyes se hayan aprobado “sin debate y en pleno receso de verano”.

El conflicto tomó un giro político cuando los intendentes de Ushuaia, Walter Vuoto y de Río Grande, Gustavo Melella, ambos del FpV y aliados de Bertone en los comicios del año pasado, tomaron distancia de las políticas oficiales y se pronunciaron a favor del reclamo de los trabajadores estatales.

Las medidas de fuerza que este martes adquirirán el máximo pico de tensión desde el inicio de la protesta, mantienen paralizados servicios como la atención en los hospitales y oficinas públicas provinciales y municipales, mientras que el acatamiento es dispar en el sector docente.