sábado 21 de octubre del 2017

   

Ahora

Timerman rechazó por carta a EE.UU. la designación de lobbista buitre

 

El canciller Héctor Timerman envió una misiva al secretario de Estado norteamericano en la que cuestiona la designación de Robert Raben, lobbysta de los fondos buitre, como integrante de una ONG que apoya un programa de gobierno impulsado por Barack Obama.

En una nota enviada a Kerry, Timerman manifestó “la preocupación de la República Argentina por el hecho de que el Sr. Robert Raben, director ejecutivo de la American Task Force Argentina (ATFA), y quien lidera sus acciones de lobby en el Congreso de los Estados Unidos atacando y difamando a mi país, haya sido incorporado como miembro del directorio de ‘My Brother’s Keeper Alliance’, nueva organización del sector privado creada en apoyo de la iniciativa de la Casa Blanca, denominada ‘My Brother’s Keeper'”.

“La iniciativa emprendida es a todas luces noble y de gran importancia” por lo que “no resulta admisible que se permita la utilización de la misma, con fines espurios, por parte de quienes pretenden enmascarar su imagen y ocultar así la defensa de intereses perversos como los de aquellos que abusan de los pueblos especulando con las restructuraciones de la deuda soberana”.

El objetivo de Raben es “acosar a la Argentina en beneficio de un puñado de fondos buitre”, señaló Timerman, y agregó que “como resultado de las acciones extorsivas de dichos fondos, los acreedores de Argentina se encuentran imposibilitados de cobrar los pagos realizados por mi país”.

“La agresividad y bajeza moral empleados por estos fondos constituyen un modus operandi inaceptable para la comunidad internacional. Sus acciones crean incertidumbre en el funcionamiento del mercado financiero internacional y su comportamiento ha sido rechazado por el mundo entero”, sostuvo.

Timerman observó que “teniendo en consideración que la iniciativa impulsada por el presidente (Barack) Obama busca ampliar las posibilidades de inserción de la juventud en el mercado laboral y contrarrestar la lamentable desigualdad de oportunidades existente, resulta un contrasentido que un programa de esas loables características cuente entre sus directores a alguien que no ha dudado en llevar adelante acciones desestabilizadoras y agresivas que han impactado de manera brutal en los países en desarrollo, sin importar sus consecuencias”.

“Aprovecho para recordarle que en las Naciones Unidas se está debatiendo la redacción de un Marco Regulatorio para la Restructuración de Deudas Soberanas. La iniciativa fue respaldada por 124 países con la oposición de sólo 11, entre ellos Estados Unidos. Si a Usted le interesa saber la razón de tan masivo apoyo a dicha resolución podríamos acercarle información sobre el tema. Estoy seguro que será de su interés”, concluye la misiva.