martes 26 de septiembre del 2017

   

Ahora

La respuesta de Barañao a los científicos: “Hay condiciones contractuales que no podemos modificar”

 

El ministro de Ciencia y Tecnología, Lino Barañao, admitió esta mañana que ingresan al Conicet la mitad de científicos que años anteriores y el resto se “distribuye” en universidades y otros organismos con “variaciones” en sus condiciones contractuales.

“En otros años, llegamos a 900 ingresantes en el Conicet. Actualmente, a la mitad se le ofrece investigar en otros organismos públicos como universidades”, precisó en declaraciones a Ernesto Tenembaum en Radio con Vos.

“Hubo un cambio en la tasa de crecimiento. Ellos tenían una expectativa que iban a ingresar al Conicet. Pero en lugar de quedarse afuera y decirles “lamentablente ahora entran 600, busquense un trabajo´, ahora les estamos buscando nosotros un trabajo”.

Los investigadores denuncian que se está incumpliendo el documento que subscribieron en diciembre, después de la toma de cinco días del Ministerio de CyT, cuando lograron la extensión de las becas por un año para los 500 empleados despedidos y la reinserción de los afectados en el Conicet en universidades nacionales o en otros organismos públicos descentralizados.

Los reclamos de los afectados llevan tres puntos:

  • Garantizar la continuidad laboral cuando terminen los dos años
  • Equiparar los salarios a los de carrera CONICET
  • Asegurar el financiamiento para las lineas de investigación

“Lo que pasa es que hay condiciones contractuales que no podemos modificar”, admitió Barañao. “Lo que ofrecemos son cargos de investigacion con las variaciones que tiene cada organismo”

En este sentido, culpó a los investigadores por la situción actual. “En las últimas reuniones de seguimiento subieron la apuesta y pretenden modificar cosas que algunas podemos modificar y otras no”.

Y lanzó: “Ocuparon con cierta violencia el ministerio”.

Alan Szalai, becario del Conicet e integrante del grupo Jóvenes Científicos Precarizados cuestionó la actitud del ministro Barañao al asegurar que “solo concurrió una sola vez a la mesa de diálogo” y que, incluso, suspendió esas reuniones durante tres meses.

“Sus funcionarios dicen que ellos no tienen los tiempos o no pueden escuchar este reclamo a esta altura, pero hubo nueve meses y permanentemente los convocamos a todas las instancias de negociación y diálogo. Y estuvo tres meses interrumpida esta mesa porque el ministerio no la quiso llamar”, explicó.

Laura Romano, representante de Becarios Empoderados, contó a la Agencia CTyS-UNLaM que los investigadores accedieron a un modelo de contrato para quienes se incorporarían a las universidades, que determina, en su artículo n°10, la finalización del contrato en caso de que se corte el financiamiento. “El problema ahora es que ni siquiera los dos años de interinato están garantizados”, explicó.

“Ellos quieren que cada uno de los afectados negocie uno a uno con la universidad cuáles van a ser sus condiciones. Es decir, se trata de un panorama de negociación individual que nosotros rechazamos de plano. Lo que se está ofreciendo no asegura las mismas condiciones laborales que hubiesen tenido los investigadores de haber ingresado a CONICET”, resumió Romano.