viernes 21 de septiembre del 2018

   

Ahora

Un alto funcionario de Macri escondió un millón de euros en un ex paraíso fiscal

 

El diario español El País reveló que el subsecretario general de la Presidencia, Valentín Díaz Gilligan, escondió durante varios años casi un millón de euros en una cuenta ubicada en Andorra, donde regía hasta hace poco el secreto bancario.

El funcionario, segundo de Fernando De Andreis, ocultó 1,2 millón de dólares (unos 980 mil euros) en una cuenta radicada en la Banca Privada d’Andorra.

Según publicó el diario español El País, Díaz Gilligan figuró hasta noviembre de 2014 como director de la firma Line Action, dedicada a la compra y venta de jugadores, radicada en Inglaterra pero perteneciente en un 100 por ciento a empresa panameña denominada Nashville North Inc.

El propio funcionario de Cambiemos ligó la creación de la offshore a su relación de amistad con el empresario uruguayo Paco Casal.

Los documentos a los que accedió El País, gracias a que Andorra eliminó el secreto bancario el año pasado, señalan que Díaz Gilligan abrió la cuenta en 2012, cuando ya era asesor en el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, con Macri como jefe de gobierno.

La firma mantuvo actividad hasta 2014, cuando el actual subsecretario general de Presidencia había alcanzando el cargo de director general de Promoción Turística.

Documentos confidenciales de la Banca Privada d’Andorra (BPA) donde se menciona la relación entre el subsecretario general de Presidencia de Argentina, Valentín Díaz Gilligan, con la sociedad Line Action Ltd, que figura como titular de una cuenta en el banco andorrano. (El País)

Documentos confidenciales de la Banca Privada d’Andorra (BPA) donde se menciona la relación entre el subsecretario general de Presidencia de Argentina, Valentín Díaz Gilligan, con la sociedad Line Action Ltd, que figura como titular de una cuenta en el banco andorrano. (El País)

De acuerdo a la investigación del diario español, “Line Action tenía en diciembre de 2014 un saldo de 1,2 millones de dólares (980.000 euros). Y se nutría de transferencias de Uruguay de ‘clubs de fútbol'”.

Consultado por El País, Díaz Gilligan, quien además es vocal del River Plate, aseguró que su nombre aparece solo por hacerle un favor a su amigo Paco Casal, empresario uruguayo dueño de Gol TV e involucrado en el FIFA Gate.

“Francisco Casal tenía problemas en su país y me pidió el favor. Tenía un juicio con el fisco que ganó y no podía figurar. Confiaba en él. La plata nunca fue mía. Además, yo no ejercía entonces cargo público. Era asesor y facturaba como autónomo”, explicó Díaz Gilligan.

Díaz Gilligan vendió Line Action el 3 de noviembre de 2014, once meses después de desembarcar en el Ayuntamiento de Buenos Aires. “Creí que había cesado en julio de 2014”, justifica.

La nota publicada en El País advierte que el dirigente abandonó entonces su puesto de director de la mercantil, pero volvió a ocupar el mismo cargo horas después, según el registro mercantil de Reino Unido.

El subsecretario de Macri afirma desconocer este detalle. Y niega que supiera que el cien por cien de esta sociedad pertenecía a una mercantil panameña, “cuyos dueños son un misterio”.

 

Sobre Pulse

Llega un nuevo modo de leer las noticias en Internet. Sumate a Diario Pulse.

Suscripción

Newsletter