jueves 19 de octubre del 2017

   

Ahora

Un resultado que complica la campaña nacional de Macri

 

El candidato del PRO se convirtió en el nuevo jefe de gobierno porteño tras ganarle a su candidato de ECO, Martín Lousteau, en el balotaje. Sin embargo, el escaso margen sembró dudas en la campaña presidencial de Macri, quien pronunció un discurso centrado en temas nacionales.

En la primera vuelta, el candidato del PRO había obtenido el 45,5% de los votos y hoy su diferencia se amplió solo 6 puntos; en tanto que Lousteau, quien quedó segundo dos semanas atrás con el 25% de los votos, obtuvo casi el doble de votos en este balotaje.

De hecho, el PRO perdió cerca de 200.000 sufragios en esta elección respecto del balotaje de 2011, cuando obtuvo 1.086.971 votos.

Además, el PRO perdió hoy en 9 de las 15 comunas, cuando la fuerza de Macri se había impuesto en todas ellas tanto en las PASO del 26 de abril como en las elecciones del 5 de julio.

El macrismo ganó hoy en la Comuna 4 (Parque Patricios, Barracas, La Boca y Nueva Pompeya); y en las que agrupan barrios de alto poder adquisitivo, como Palermo (14), Recoleta (2), Puerto Madero, San Telmo, Montserrat y Constitución (1), Nuñez, Belgrano y Colegiales (13); Coghlan, Saavedra, Villa Urquiza y Villa Pueyrredón (12).

El resultado inesperado contradijo a todas las encuestas que estimaban un triunfo de Larreta por al menos 10 puntos; y también a la tendencia que se venia dando en los balotajes que disputó Macri para acceder a la Jefatura de Gobierno y su reelección, en las que había crecido entre primera vuelta y segunda: el 15% en 2007; y el 17% en 2011.

La estrecha distancia de poco más de 3 puntos obtenidos por el candidato del PRO contra Lousteau, es la menor diferencia entre los postulantes de los cuatro balotajes disputados en la Ciudad en las seis elecciones generales que tuvieron lugar en la Ciudad desde 1996, cuando comenzó a regir la autonomía porteña.

El resultado de este domingo fue aun más apretado que los 7 puntos con que la fórmula de Aníbal Ibarra y Jorge Telerman (53,48%) superó en la segunda vuelta de 2003 al binomio de Mauricio Macri y el propio Rodríguez Larreta (46,52%).

En el búnker del PRO, conocidos los resultados pasadas las 19 -momento en el cual con el 16 por ciento de las mesas escrutadas avizoraban una ventaja de Larreta de apenas dos puntos-, reinó la consternación.

Rodríguez Larreta ingresó primero al escenario y celebró en solitario su triunfo, en el que valoró la “excelente” elección que hizo Lousteau; seguido de su compañero de fórmula Diego Santilli.

Por último, habló Mauricio Macri, quien evitó referirse al resultado apretado y se centró en su campaña proselitista de cara a las elecciones presidenciales, y afirmó que Aerolíneas Argentinas e YPF seguirán “siendo estatales”, que la “Asignación Universal por Hijo se mantendrá” y que “las jubilaciones seguirán en manos de la ANSES”.

Por la mañana, al momento de su votación, el mandatario porteño había dicho que “cuantos más votos uno reciba en la Ciudad, más impulso y energía recibe nuestro proyecto para todo el país. Si ganamos hoy, llegamos más tranquilos a las nacionales”.

Por su parte, Martín Lousteau, que obtuvo el apoyo de tres presidenciables como lo son Ernesto Sanz (UCR), Elisa Carrió (Coalición Cívica) y Margarita Stolbizer (Progresistas), resaltó el segundo lugar alcanzado por su fuerza en en balotaje de las elecciones en la Ciudad, y aseguró que constituirá “una oposición constructiva”.

Lousteau estuvo acompañado por Sanz, quien pretende que su postulación en la interna sea apoyada por el dirigente de ECO, y que había afirmado días atrás que un eventual triunfo del economista podría beneficiarlo en las elecciones.
Lousteau, que logró captar el voto de toda la oposición -incluido el del Frente para la Victoria-, agradeció a los partidos que apoyaron su candidatura “como la UCR, el socialismo, la Coalición Cívica, Confianza Pública y el socialismo auténtico”.