Al hablar sobre la situación en Venezuela, la portavoz del Departamento de Estado de EE.UU., Jennifer Psaki, declaró que su país «no apoya ni promueve cambios de Gobierno a través de medios ilegales» y desató risas de los periodistas que cubren la Casa Blanca.