jueves 9 de julio del 2020

   

Ahora

Patricia Bullrich, presidenta del PRO: “No tengo idea si Vicentin fue el principal aportante de Cambiemos”

 

La presidenta del PRO, Patricia Bullrich, dijo desconocer si el Grupo Vicentin fue uno de los principales aportantes a la campaña de Cambiemos y minimizó los préstamos otorgados a la empresa durante la gestión de Javier González Fraga, imputado por supuestas irregularidades.

“No tengo ni idea. No conozco los aportantes de la campaña de Cambiemos”, aseguró Bullrich en una entrevista con la periodista María O’Donnell en su programa De acá en más (Radio Metro). “No lo sé”, agregó.

Friar SA, propiedad del Grupo Vicentin, aportó $ 4,5 millones para la campaña electoral de Macri en las PASO del año pasado. Otras dos empresas del holding, Algodonera Avellaneda y Oleaginosa San Lorenzo, contribuyeron a su vez a la campaña presidencial de Juntos por el Cambio con otros $4,5 millones cada una.

En total, el Grupo Vicentín desembolsó $13,5 millones.

El presidente Alberto Fernández afirmó ayer que el rescate del Grupo Vicentin significa un “paso adelante hacia la soberanía alimentaria” del país, al anunciar la firma de un Decreto de Necesidad y Urgencia para la intervención de la empresa y el envío al Congreso de un proyecto de ley de expropiación para afrontar el proceso de concurso preventivo que podría derivar en su quiebra.

“Es una operación de rescate de una empresa que está en concurso preventivo de acreedores, y que permitirá su continuidad, dar tranquilidad a sus trabajadores y garantizar a unos 3.000 productores que tendrán a quien seguir vendiéndole su producción”, explicó Fernández, quien estuvo acompañado por el ministro de Desarrollo productivo, Matías Kulfas, y la senadora Anabel Fernández Sagasti.

El 10 de febrero pasado la empresa Vicentin, una de las principales compañías agroexportadoras de la Argentina, solicitó la apertura de su concurso preventivo de acreedores, tras la cesación de pagos en la que cayó en diciembre, cuando no pudo hacer frente a deudas con proveedores por US$ 350 millones.

En total, la deuda de Vicentín es de US$ 1.350 millones, de los cuales unos US$ 1.000 millones son con los bancos y otros US$ 350 millones con empresas del sector agrícola.

Un informe elaborado por el director del Banco Nación, Claudio Lozano, aseveró que la deuda de la empresa Vicentin con el Banco Nación por unos $18.500 millones es resultado de “una maniobra fraudulenta de la firma en complicidad con la anterior conducción política del país y de la institución financiera”.

Pero el informe además de repasar los estados contables de Vicentin analizó la actuación del Banco Nación y sus autoridades encabezadas por el entonces presidente de la entidad Javier González Fraga en el proceso de endeudamiento, el cual “superó los límites a los que podía acceder en función de la normativa fijada por el Ente Regulador para Grandes Empresas”.

“Sin fundamento alguno la empresa obtuvo la refinanciación que requería sin hacer las cancelaciones correspondientes para volver a encuadrar en la normativa. Extrañamente la decisión de violar la normativa del Banco Central para grandes empresas no fue tomada por un acto administrativo del directorio del Banco”, aseveró el informe de Lozano.

El fiscal federal Gerardo Pollicita imputó a González Fraga, y a los responsables de la firma Vicentin, Alberto Padoán y Gustavo Nardelli, y pidió abrir una investigación por supuestas irregularidades en préstamos otorgados a esa empresa.

Sin embargo, Bullrich minimizó la situación. “Eso será cuestión de verlo”, se limitó a comentar, omitiendo que a principios de diciembre del año pasado, la empresa inició el derrotero que la llevó al pedido de quiebra y concurso de acreedores en febrero.

 

Sobre Pulse

Llega un nuevo modo de leer las noticias en Internet. Sumate a Diario Pulse.

Suscripción

Newsletter