domingo 14 de agosto del 2022

   

Ahora

Cristina Kirchner se refirió al “alquiler de cautelares” de la Justicia

 

La vicepresidenta Cristina Kirchner se refirió a una maniobra descubierta por la Aduana, a través de la cual una empresa que obtuvo una medida cautelar en su favor se la cedió a otra compañía para que pueda importar mercadería a dólar oficial.

“¿O sea que las empresas que logran una orden judicial para llevarse dólares oficiales del BCRA, además las alquilan? Esa sí que no la tenía”, tuiteó la vicepresidenta y compartió una nota del diario Ámbito Financiero que cuenta la maniobra de defraudación contra la Aduana. Se refiere a una causa que tramita el fuero Contencioso Administrativo Federal contra la empresa Yoko SA.

Según la denuncia de la Aduana, Yoko SA obtuvo una medida judicial que ordenaba que se le habiliten automáticamente las divisas para importar materiales para el rubro de marroquinería. Tras varias prórrogas de esa cautelar, se descubrió que esa empresa le “alquiló” la autorización Tropea SA, otra firma dedicada a la importación y venta de marroquinería.

“Con este funcionamiento judicial y empresario, Argentina se vuelve casi una misión imposible”, consideró Cristina Kirchner. En sus últimas apariciones públicas la vicepresidenta había cuestionado el «festival de importaciones» en medio de la falta de divisas y de la suba del dólar.

Alquiler de cautelares

El periodista Gabriel Morini develó en ambito.com que «ante la obligatoriedad de seguir un procedimiento de declaración jurada para importaciones sobre bienes con licencias no automáticas, una empresa acude a la justicia y reclama por derechos vulnerados. Un juzgado considera arbitraria e irrazonable la resolución oficial y le otorga una medida cautelar provisoria que libera las mercaderías para poder importar sin cumplir con el trámite. Esa manda judicial también obliga al Banco Central a girarle dólares para el pago a valor oficial»

«El 28 de marzo de 2022, la empresa Yoko SA pidió extender una demanda contra la Secretaría de Industria del Ministerio de Desarrollo Productivo y la AFIP. Ubicada en la avenida Warnes, declaró que era titular de la marca Bagcherry y que fabricaba localmente productos de marroquinería y que precisaba importar materiales para seguir produciendo, sin competir ni generar perjuicio de la industria nacional», agregan

Morini agrega que «lo que descubrió la Dirección General de Aduanas fue que entre las autorizaciones que logró la firma Yoko SA para liberar mercadería vía cautelar, le “cedió” la autorización a la firma Tropea SA, una empresa dedicada a la importación y venta de marroquinería con marca propia. El total de la mercadería superó los u$s 200 mil, pero lo más significativo fue la maniobra descubierta por la División Control Fiscalización Simultánea cuando cruzaron la mercadería importada “autorizada” por la cautelar.

Si bien los argumentos para otorgar cautelares podían ser discutibles (sobre todo para bienes suntuarios como autos de lujo o aviones) no había quedado en evidencia, hasta ahora, que se podían intercambiar, lo que compromete seriamente la utilización de esta herramienta judicial.

 

[fbcomments]
 

Sobre Pulse

Llega un nuevo modo de leer las noticias en Internet. Sumate a Diario Pulse.

Suscripción

Newsletter