lunes 24 de febrero del 2020

   

Ahora

Denuncia penal contra Macri, González Fraga y Cuccioli por el escandalo de los préstamos a Vicentin

 

El escándalo por las irregularidades en los préstamos que el Banco Nación (BN) le otorgó a la empresa agroindustrial Vicentin durante el gobierno anterior llegó a la justicia . El expresidente Mauricio Macri y gran cantidad de sus funcionarios fueron denunciados penalmente por el delito de defraudación.

La denuncia fue presentada por el abogado Fernando Míguez, líder de la “Fundación por la Paz y el Cambio Climático” y recayó en el juzgado a cargo de Luis Rodríguez.

Además de al ex mandatario, la denuncia alcanza a gran cantidad de funcionarios de la gestión anterior: Javier González Fraga (Banco Nación), Leandro Cuccioli (AFIP), Jimena de la Torre (subdirectora Técnico Institucional de AFIP), Laura Alonso (Oficina Anticorrupción), Guido Sandleris (Banco Central) y Mariano Federici (UIF).

Las nuevas autoridades del Banco Nación iniciaron un sumario administrativo luego de detectar que durante la gestión de Cambiemos la entidad le dio préstamos por $18.700 millones a la firma Vicentin, compañía aportante de Juntos por el Cambio.

La empresa, que se declaró en estado de “estrés financiero” el 5 de diciembre pasado, aún no presentó ninguna propuesta de pago. “Se hizo un análisis de la situación y se advirtió la existencia de este crédito llamativo por los volúmenes y que no se habían cumplido la mejoras prácticas en su otorgamiento. Entonces se dispuso iniciar un sumario administrativo”, explicó el vocero del BN, Sergio Resumil.

La deuda de Vicentín por los préstamos fue renegociada varias veces ante las irregularidades en los pagos y creció a la par de la devaluación de la moneda. Resumil explicó que la empresa estaba «en categoría 1, es decir que aunque estaba incumpliendo sus pagos era considerada una empresa normal» pero que luego «Se la pasó a categoría 4, que quiere decir que tiene alta probabilidad de incobrabilidad, el paso previo a la quiebra o a una convocatoria de acreedores”.

Así fue que “se suspendió el flujo de recursos a la empresa”, pero hasta el momento Vicentin no presentó al banco ninguna propuesta de pago.

“No se advierte ninguna voluntad (de pago). En 2018 (la empresa) facturó 118.000 millones, es decir que la deuda era el 15% de esa facturación. Para el banco no es grato que una empresa quiebre, pero estamos obligados a proteger nuestros activos, porque tenemos ocho millones de clientes”, añadió.

“No podemos tolerar que los recursos que depositan los argentinos sean objeto de este tipo de maniobras. Lo ideal sería que la empresa no vaya a la quiebra en la situación actual, pero queremos recuperar el dinero. Por eso si no hay oferta de pago se tomarán otras acciones”, concluyó.

La compañía comandada por la familia Padoan tiene una deuda total superior a los u$s1.000 millones, de los cuales u$s350 millones está contraída con productores, acopios y cooperativas por la compra de materia prima.

 

Sobre Pulse

Llega un nuevo modo de leer las noticias en Internet. Sumate a Diario Pulse.

Suscripción

Newsletter