miércoles 23 de octubre del 2019

   

Ahora

Desde que asumió el gobierno de Cambiemos, el consumo de pan cayó de 90 a menos de 75 kilos per cápita

 

La crisis impacta de lleno en la mesa de los argentinos. Por la inflación y la pérdida de poder adquisitivo, los recortes llegan hasta los alimentos y se compran menos productos de la canasta básica. Uno de ellos es el pan, cuyo consumo cayó de los 90 kilos por persona al año, a menos de 75 kilos per cápita en la actualidad.

La cifra fue revelada por Jorge Vitantonio, terorero de la Federación Argentina de la Industria del Pan y Afines (Faipa), a BAE Negocios, quien explicó que «si bien las ventas ahora están algo estables por motivos estacionales, el empleo en el sector no se crea y los obreros que se jubilan o renuncian, no se reemplazan».

Según explicó, en los primeros seis meses del año cerraron más de 150 panaderías. No pudieron aguantar el alto costo de las tarifas y los impuestos sumados a la fuerte contracción de las ventas. Otro de los motivos fue, dijo, la falta de políticas que ayuden al sector. “El 50% del subsidio de gas que le daban a algunas panaderías, no lo dan más”, detalló.

Vitantonio explicó que la inflación descontrolada los tiene contra las cuerdas. «La bolsa de harina estaba 230 pesos en 2018 y hoy cuesta de $900 a $950», explicó. Y consideró que de esta manera «es muy difícil seguir» produciendo.

«Vendemos el pan felipe a $65, pero debiéramos venderlo a ochenta», señaló el dirigente, quien criticó al Gobierno porque les habían prometido una rebaja de aportes patronales, pero nunca se concretaron.

 

Sobre Pulse

Llega un nuevo modo de leer las noticias en Internet. Sumate a Diario Pulse.

Suscripción

Newsletter