martes 27 de octubre del 2020

   

Ahora

En 2019, el consumo de carne vacuna cayó al nivel más bajo de la década

 

El asado, símbolo culinario nacional, se come cada vez menos. Al menos así se desprende de un informe privado que señaló que durante el año pasado el consumo de carne vacuna en la Argentina cayó al nivel más bajo de la última década.

Según la Cámara de la Industria y el Comercio de Carnes (Ciccra), en 2019 el consumo por habitante se ubicó en 51,2 kilos, un 9,5% más bajo que en 2018.

Se trata del registro más bajo desde el 2011, cuando se consumieron 54,6 kilos por habitante año.

La principal razón de la baja del consumo de carne es, sin dudas, la crisis económica y la pérdida del poder adquisitivo.

Mientras el consumo interno se desplomaba, el año pasado las exportaciones de carne vacuna fueron récord.

Según Ciccra, el año pasado de una producción total de 3.122.000 toneladas res con hueso (un 1,8% más que en 2018), el 73,4% fue para el mercado interno y el 26,6% a la exportación.

Respecto de los precios al público, en 2019 la carne vacuna en el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA) subió para los distintos cortes un promedio de 63,4%, mientras el pollo lo hizo menos, un 53,1%. En tanto que el cerdo se encareció 72,4%.

Si se compara con la inflación, que para Ciccra en 2019 fue de casi 53%, la carne vacuna subió 6,8% sobre el Índice General de Precios (IPC).

Sin ir más lejos, en diciembre pasado, la carne vacuna al público se encareció 5,4%, de acuerdo al relevamiento de la cámara sectorial.

 

Sobre Pulse

Llega un nuevo modo de leer las noticias en Internet. Sumate a Diario Pulse.

Suscripción

Newsletter