martes 29 de septiembre del 2020

   

Ahora

En el último año se destruyeron 16 puestos de trabajo por hora

 

El industricidio en la era Macri destruyó el empleo en el sector privado. Por año se han evaporado unos 186 mil puestos de trabajo formales, lo que da una caída de 15.000 por mes, 3.500 por semana, 716 por día, 80 por hora y más de un puesto de trabajo por minuto, promediando un total de 4 empleos menos cada 3 minutos.

Con todo, a nivel país se destruyeron casi 16 empleos privados por hora, en el último año (11.557 promedio por mes), según el Observatorio de Políticas Públicas de la Universidad Nacional de Avellaneda (UNDAV).

Por otro lado, unas 45.000 personas dejaron de abonar mensualmente el monotributo (tanto el tradicional como el social) en el último año y medio. Solamente el empleo asalariado público y los de casas particulares han crecido en el periodo. En el primer caso, son 72.000 los puestos estatales creados en un año y medio. En segundo, 21.000 los nuevos asalariados en casas particulares.

En total los trabajadores registrados (incluyendo monotributistas, empleados domésticos y autónomos) cayeron en 238.000 puestos de trabajo desde marzo de 2018.

«El daño a la industria no es un efecto colateral sino una consecuencia directa del modelo. Desde noviembre de 2015, fueron 158.000 los empleos perdidos en las ramas industriales y 95 mil tan sólo en el último año y medio», explica el informe.

Paradójicamente, los sectores más afectados al interior de la industria han sido los de alimentos que perdieron 8 mil puestos de trabajo en el último año (entre el primer trimestre del 2018 y el primero del 2019) producto de la brutal caída del consumo interno a pesar de ser considerada una industria también de exportación.

En segundo lugar, productos textiles perdieron unos 7,600 empleos, seguido por confecciones (-5.800), cuero y calzado (-5.300), productos de caucho y plástico (-4.600), otros productos de metal (4.500), productos químicos (-4.300), automotores (-4.200) y maquinaria y equipo (-4.100).

El informe, elaborado por el equipo de economistas de Economía en UNDAV, detalla que la construcción sufrió una pérdida de 8.700 empleos formales. En el comercio, el sector minorista redujo su plantel en 27.000 empleados y el mayorista en 7.500 trabajadores.

En servicios, el más afectado fue transporte ferroviario y automotor con 16.000 empleos menos, seguido por los servicios profesionales (jurídicos, contables y otros servicios a empresas) que perdió 10.000 trabajadores, agencias de empleo temporario (-9.000) y hoteles y restaurantes (6.000).

«Cuando se estudia la evolución del empleo por provincia, se tienen caídas significativas en 21 de las 24 jurisdicciones», señala el documento.

Por caso, la principal provincia afectada ha sido La Rioja que perdido el 22,6% del empleo en el sector privado formal en el último año y medio (-7.700), seguida por Tierra del Fuego que perdió casi el 15% del empleo privado (5.600), Catamarca que perdió el 13,2%
(4.000).

Por otro lado, en variaciones absolutas las provincias que más perdieron fueron Buenos Aires que perdió más de 100 mil puestos laborales, la Ciudad de Buenos Aires, con más de 60 mil empleos, Córdoba con más de 20 mil, Córdoba con unos 32 mil puestos de trabajo menos, Mendoza con 22 mil empleos menos, Santa Fe con 15 mil y Rio Negro con 11 mil.

«Finalmente fueron 14 mil las empresas que cerraron en los últimos 18 meses afectando seriamente el empleo», concluye.

 

Sobre Pulse

Llega un nuevo modo de leer las noticias en Internet. Sumate a Diario Pulse.

Suscripción

Newsletter