sábado 7 de diciembre del 2019

   

Ahora

Un funcionario porteño admitió que sabían que los subtes que compraban tenían material cancerígeno

 

El titular de Subterráneos de Buenos Aires Sociedad del Estado (Sbase), Eduardo Montmollin, admitió que cuando compraron a España los trenes para el subte sabían que tenían asbesto, un material cancerígeno, porque constaba en los manuales técnicos.

“Es cierto que hay documentación que dice eso (que los trenes contenían asbesto) pero no había manera de validar si eso era cierto», ya que «la documentación técnica de un tren pueden llegar a ser manuales así (grande) y de repente lo que dice eso es una letra chiquita en la página 473 del tomo 4 del manual de descripción de partes”, explicó el funcionario a CNN en español.

Montmollin dijo que la Ciudad, que en 2011 era gobernada por Mauricio Macri, comrpó los trenes «asumiendo que estaban en condiciones, ya que a nivel de Unión Europea hay una ley que prohíbe la comercialización de equipamiento con esta sustancia» cancerígena.

En este sentido, reconoció que no leyeron todos los manuales técnicos antes de efectuar la adquisición. “En teoría, los técnicos de sbase… no puedo garantizar que se hayan leído absolutamente todas y cada una de las páginas de los manuales técnicos pero la posición conceptual es que asumimos que, si en la documentación figuraba algo, el metro de Madrid había tomado ya medias y que lo que estaban vendiendo ellos estaban en condiciones de vender”.

Luego de que aparecieran al menos 11 trabajadores de la línea B de subte contaminados con asbesto que se encuentra en los vagones comprados a España en 2011, el titular del Subterráneos de Buenos Aires Sociedad del Estado (Sbase), Eduardo de Montmollin, reconoció que la presencia de este materia cancerígeno estaba en los manuales técnicos pero que no los leyeron completos al realizar la adquisición.

“Hoy, con el diario del lunes, ¿esos trenes tendrías que haber venido con ese certificado? Bueno, el certificado no existió y de nuestro lado no existió una exigencia. No fue un tema de discusión”, concluyó.

En 2011, Macri adquirió seis trenes españoles (usados)construidos en los años 70, cuando el asbesto no estaba prohibido. La Unión Europea prohibió el uso de esa sustancia en los 90, cuando se comprobó que era cancerígena y en el año 2002 se prohibió la comercialización de cualquier producto que tuviera esa sustancia.

 

Sobre Pulse

Llega un nuevo modo de leer las noticias en Internet. Sumate a Diario Pulse.

Suscripción

Newsletter