domingo 28 de noviembre del 2021

   

Ahora

Reconstruir, el programa para finalizar viviendas paralizadas por JxC

 

ABANDONADAS. Así quedaron las viviendas que el gobierno de Mauricio Macri paralizó en 2016.

El Gobierno puso en marcha el Programa Reconstruir, que tiene como objetivo la reactivación y finalización de 55 mil viviendas abandonadas y paralizadas durante la gestión del ex presidente Mauricio Macri cuando se encontraban en proceso de construcción a cargo de distintos entes ejecutores, con financiamiento del Estado Nacional.

La inversión estimada para el plan es de 110 mil millones de pesos que desde el Gobierno prevén pueda ayudar a “la reactivación de la economía a partir de los mercados locales de materiales e insumos para la construcción, promoverá la incorporación de mano de obra y la reinserción social y laboral”.

Asimismo, contribuirá al desarrollo de soluciones habitacionales que mejoren las condiciones de hábitat, vivienda, infraestructura básica y equipamiento comunitario en todo el país.

El programa abraca  55 mil viviendas en todo el país con diferentes grados de avance que la gestión anterior abandonó (ver fotos) y que, gracias a la aprobación en ambas Cámaras de la Ley de Incentivo a la Construcción Federal Argentina y Acceso a la Vivienda, se podrán volver a poner en marcha.

Viviendas del Barrio Santos Vega de La Matanza paralizadas cuando Macri cortó los fondos nacionales.

Así se encuentra hoy el Barrio Nuevo del municipio bonaerense de Merlo, abandonado por el gobierno anterior.

Obras abandonadas en Morón por la gestión Macri. Hoy podrían vivir 20 familias.

Barrio Mozart en Quilmes, otra postal del abandono. El programa Reconstruir contribuirá al desarrollo de soluciones habitacionales.

Viviendas que estaban destinadas a los vecinos y las vecinas del barrio Cina Cina en Tigre.

La Autoridad de Aplicación del programa será la Secretaría de Hábitat, que tendrá a su cargo la formulación de las normas aclaratorias, complementarias e interpretativas, y la emisión de los actos administrativos que resulten necesarios para la ejecución del mismo, en el marco de sus competencias.

Por su parte, los Entes Ejecutores deberán adherirse y efectuar la solicitud de financiamiento de las soluciones habitacionales.

Al encabezar el acto de lanzamiento del Programa Reconstruir, el presidente Alberto Fernández dijo no preocuparse por “quién hace las viviendas” porque sabe que debe terminarlas por las decenas de miles de personas que están necesitándolas.

El mandatario estuvo acompañado por la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner; el presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Massa; el gobernador de la provincia de Buenos Aires, Axel Kicillof; el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero; el ministro de Desarrollo Territorial y Hábitat, Jorge Ferraresi; y el intendente local, Mario Secco.

“Cuál habrá sido la razón del que decidió paralizar esas obras a medio construir” se preguntó el presidente Fernández en su alocución: “Debe ser alguien que odió tanto que temió que la gente recuerde que la casa a la que accedía era una casa que había construido Cristina”, arriesgó el mandatario en alusión al período 2016-2019 durante el cual la decisión de gobierno fue paralizar el proyecto.

“El odio conduce a semejantes inequidades y era tan grande que prefirieron dejar a los argentinos sin casas, pero a mí no me preocupa quién las hizo a las viviendas, sé que tengo que terminarlas porque tienen decenas de miles de habitantes de Ensenada que están necesitándolas”, ratificó Fernández.

“Debilitaron cada una de las estructuras del Estado porque estaban convencidos de que no era el Estado el que debía venir a socorrer a los que no tenían casa, sino que creían que esto lo iba a hacer el mercado, que solo va dónde se gana plata, no dónde la gente lo necesita”, dijo el Presidente y señaló que ahora “el Estado está donde hay una necesidad porque donde hay una necesidad, hay un derecho”.

“Me llena de alegría la secuencia de terminar viviendas que ideó Néstor Kirchner y empezó a ejecutar Cristina Fernández”, dijo el Presidente.

LANZAMIENTO DEL PROGRAMA RECONSTRUIR. Fernández, Kirchner, Kicillof y Massa al llegar al acto en Ensenada.

Kicillof se refrió a la dicotomía que representa que la gestión anterior “dejó 55 mil viviendas sin terminar”, mientras “pidieron 55 mil millones de dólares para endeudarnos para siempre”, y agregó: “Y la deuda sí que nos la dejaron, y con eso viene batallando el Presidente para tratar de dar respuesta”.

“Es una excelente noticia en el medio de tantas dificultades generadas por la pandemia que el Gobierno se esté ocupando de reactivar estas casas en todo el país. Nos ocupamos de lo importante: dar trabajo, mejorar el bienestar y cumplirle los derechos a nuestro pueblo, que para eso nos votó”, concluyó el gobernador.

En tanto, el ministro Ferraresi evaluó que las obras paralizadas responden a “el odio que se ve en las acciones de todos los días” y destacó el hecho de “poder empezar a reconstruir los sueños paralizados de 55 mil argentinos”.

“La tarea es definir que las viviendas no existan más como viviendas sociales sino como de clase social ascendente”, sostuvo el ministro, tras ponderar que las obras producen “trabajo digno que genera un ordenador de esta Argentina que vamos a construir sólidamente en un camino de unidad y transformación para la felicidad del pueblo”.

SEGUÍ LEYENDO:

 

Sobre Pulse

Llega un nuevo modo de leer las noticias en Internet. Sumate a Diario Pulse.

Suscripción

Newsletter