miércoles 23 de octubre del 2019

   

Ahora

Las obras viales se redujeron cinco veces en la era Macri

 

Rutas, obras licitadas, carreteras y autopistas. De esto habla una serie de spots del Gobierno, en un intento por fijar los ejes de la campaña ante todos los índices de la economía en negativo. Pero los números van por el camino contrario: un informe de los técnicos de Vialidad detalló que las obras viales se redujeron unas cinco veces en la gestión de Mauricio Macri y dejan al descubierto el fake publicitario.

El estado de las rutas y autopistas fue comparado en tres periodos. El primero, de 2000 a 2003 (De La Rúa/Duhalde), un segundo que incluye la gestión de Néstor y Cristina Kirchner entre 2004 y 2015 y finalmente el tercer período bajo la gestión de Mauricio Macri.

El informe de 84 páginas fue realizado por los técnicos de Vialidad Nacional y difundido por el Sindicato de Trabajadores de Vialidad donde se evaluó la construcción, repavimentación de carreteras en los 24 distritos.

En obras licitadas se pasó de 19 por año entre 2000 y 2003 a 168 por año durante el kirchnerismo y luego cayó a 31 por año en la gestión Macri.

Durante las administraciones de Néstor y Cristina Kirchner se licitaron obras en carreteras, incluyendo autopistas, por 7840 kilómetros por año, contra sólo 1877 de la gestión Macri.

En obras iniciadas hubo 24 durante el periodo De la Rúa/Duhalde, ascendió a un promedio de 162 por año en la administración K y luego cayó a 67 por año en los tres años de Macri.

En obras terminadas, hubo 8 por año entre 2000 y 2003, luego ascendió a 113 durante los gobiernos de Néstor y Cristina Kirchner y se derrumbó a 57 en estos últimos tres años.

Los números del informe, al que tuvo acceso Diario Pulse «dan cuenta de una lamentable realidad, esta brutal disminución en la ejecución de obras en carreteras no solo acelera el deterioro de las mismas, sino que genera también una alta desocupación. Tal es el nivel de merma en la actividad que de las 500 obras que se encontraban en ejecución por año entre los años 2004 a 2015 hoy solo se encuentran en ejecución menos de la mitad».

Otro punto analizado con preocupación es la ejecución de obras de autopista. La promesa de Cambiemos era duplicar la red de autopistas y autovías construida en toda la historia Vialidad. Los datos, nuevamente desmienten el relato oficial.

Entre los años 2000 a 2002, la licitación y construcción de autopistas se encontraba paralizada por la crisis. A partir del año 2003 y hasta el año 2015, se licitaron 80 obras por un total de 2300 kilómetros y se finalizaron 36 obras por 1200 kilómetros.

A fines del año 2015 se encontraban en ejecución más de 1000 kilómetros de autopistas y desde dicho año solo se “terminaron” 240 kilómetros, de los cuales 150 ya estaban construidos o en etapa final de construcción por la Provincia de Córdoba, que luego abonó Vialidad Nacional.

«En resumen, la nueva gestión de la DNV genero una mega estructura altamente ineficiente e inoperante, de las 500 obras por año que se ejecutaban, se ejecutan 200, de los 2800 km de autopistas que iban a construir, solo construyeron 90, de los 4500 kilómetros de ruta segura ejecutaron 0. En definitiva, los números marcan el fracaso absoluto de esta gestión», señala el trabajo.

En diálogo con Diario Pulse, la secretaria general de la organización gremial, Graciela Aleña, explicó que el informe se realizó con los técnicos que están en el terreno «a través de cada una de nuestras seccionales, con los profesionales que están en la ruta. En base a eso, se hizo un estudio provincia por provincia. Las fotos (del estado de los caminos) son aterradoras realmente».

Desde el gremio impulsaron un proyecto de ley para declarar la emergencia vial «que implicaría en principio disponer de dinero para realizar mantenimientos en kilómetros de rutas en forma urgente en cada provincia».

«Vialidad está prácticamente desfinanciada», alertó Aleña sobre la situación del organismo dependiente del Ministerio de Transporte de la Nación. «No podemos salir a realizar bacheos. A veces no hay dinero para el combustible, la situación es seria».

Las obras también se pueden comparar según los kilómetros y la inversión. Entre 2004 y 2015 se hicieron obras por 4515 kilómetros por año, con una inversión de 807 millones de dólares cada 12 meses mientras que en la gestión Macri hubo obras por 3035 kilómetros en promedio por 357 millones de dólares.

«Lo que inauguran son pedacitos de rutas que parecen cientos de kilómetros cuando en realidad en ruta 7 inauguró algo más de siete kilómetros nada más. Tenemos más de 100 obras paralizadas y neutralizadas», agregó a Diario Pulse la titular del Sindicato Trabajadores Viales.

En cuanto a los costos, de los cuales suele jactarse el oficialismo, el Sindicato de Vialidad detectó sobreprecios del 800% en una obra otorgada a Iecsa, la empresa de Angelo Calcaterra por la construcción de la ruta 8. La presentación, hecha ante la justicia federal, detalla que el tramo más importante, que va de Pilar a Pergamino, licitado en 2015 por el kirchnerismo, con un presupuesto de 285 millones de pesos, ahora demandará el pago de unos 2.500 millones de pesos.

JUICIO POR LA OBRA PÚBLICA

El tema vial es utilizado también por el oficialismo en el juicio por la obra pública que se le sigue a Cristina Fernández de Kirchner pero sólo por la obra en Santa Cruz.

La defensa de la ex presidenta solicitó la realización de pruebas elementales como una pericia sobre las obras cuestionadas. En total son 51, pero el Tribunal sólo admitió que se haga sobre cinco obras. También sostuvo que el TOF 2 denegó la posibilidad de efectuar un análisis comparativo entre los precios y los tiempos de ejecución de las obras realizadas en Santa Cruz con las realizadas en otras jurisdicciones por otras empresas dedicadas a esta tarea.

La base de la causa se sostiene por una auditoria impulsada por Javier Iguacel -un acérrimo funcionario antikirchnerista de Cambiemos designado al frente de Vialidad el 15 de enero de 2016- que insólitamente desmiente la acusación ya que no pudieron determinar sobreprecios.

Como la auditoria solicitada por Iguacel naufragó, el Gobierno utilizó a Leonardo Fariña para que hable y denuncie temas relacionados con la obra pública. El problema es que el financista desconocía esos temas.

Entonces la Agencia Federal de Inteligencia (AFI) encargó a la abogada Florencia Guijo, experta en temas de licitaciones de obra pública, para que oficie de “maestra” de Fariña en cuestiones técnicas sobre Obra Pública

Guijo explicó a Diario Pulse cómo fue preparado Fariña para que en sus declaraciones como arrepentido comprometiera a la ex mandataria a cambio de negociar las condiciones de su libertad. «El objetivo era involucrar a Cristina Kirchner», le dijo a este periodista.

El juicio arrancó tras la presión del Gobierno y una marcha atrás de la Corte Suprema que había reclamado el expediente.

El Observatorio de Coyuntura Internacional y Política Exterior (OCIPEx) analizó la evolución reciente del sector, partiendo del último Reporte de Producción Manufacturera Mundial de la ONUDI, publicado el 7 de junio pasado.

Según este reporte, entre el primer trimestre de 2018 y el primer trimestre de 2019, 26 países de un total de 77 mostraron un saldo negativo en su producción industrial. «De esos 26, Argentina registró la mayor caída interanual, que se desplomó nada menos que un 10,8 por ciento. La acompañan en ese ranking Turquía (-5,2%), Nicaragua (-4,9%), Pakistán (-4,6%) y Malta (-3,6%)», advierte OCIPEx.

A pesar de la profundización de las tensiones comerciales, el documento de la ONUDI indica que el crecimiento interanual de la actividad manufacturera mundial creció un 2,5 por ciento en el último año. La producción de China se mantuvo estable ligeramente por encima de 7,3 por ciento, mientras que en Estados Unidos el aumento observado fue del 1,9 por ciento.

El Reporte señala que el desempeño industrial agregado de países en desarrollo y emergentes anotó una suba del 0,8 por ciento. En la India, por ejemplo, la producción manufacturera creció un 1,2 por ciento. En Indonesia lo hizo al 5,1 por ciento y en Vietnam al 4,1. Sudáfrica, el país más industrializado del continente africano, reportó un crecimiento del 0,5 por ciento, mientras que Costa de Marfil y Marruecos tuvieron registros positivos del 6,3 y el 3,1 por ciento respectivamente.

La actividad industrial en América Latina, por su parte, describió una caída interanual del 1.2 por ciento. El organismo de Naciones Unidas atribuye esta cifra fundamentalmente a “la continua recesión de Argentina (-10,8%) y a la disminución de la producción manufacturera de Brasil (-1,5%)”. Por el contrario, tanto México como Colombia, Chile y Perú tuvieron crecimiento positivo, con tasas positivas del 0,5 por ciento, 2,6 por ciento, 1,2 por ciento y 0,3 por ciento, respectivamente.

 

Sobre Pulse

Llega un nuevo modo de leer las noticias en Internet. Sumate a Diario Pulse.

Suscripción

Newsletter