miércoles 6 de julio del 2022

   

Ahora

Las principales definiciones que dejó Cristina Kirchner

 

La vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner advirtió este lunes que en la actualidad «advertimos un ataque formidable al Estado» y fustigó a quienes dicen «todos los días que el Estado es una porquería y no sirve para nada».

En ese marco, la expresidenta sostuvo que «el mercado» provocó las crisis en lo que va del primer cuarto del siglo XXI y que «el Estado» salió en auxilio de la sociedad.

Al hablar en el acto por el Día de la Bandera en Avellaneda, la vicepresidenta sostuvo que el Estado «es imprescindible».

Citando las palabras de Jorge Ferraresi que citó frases de Manuel Belgrano, señaló: «Cuando recién Jorge leía como pensaba Belgrano sobre la producción, del trabajo y de la deuda externa podrán pasar 200 años… Yo desconfío de la gente que no le gusta mirar al pasado. Yo no tengo problemas con el pasado, ni con el mío ni con el del peronismo».

«En nuestra propia historia encontramos las claves, decodificamos lo pasó y podemos atibar lo que puede pasar. No se puede actuar en el presente sin estos dos elementos: el conocimiento del pasado y la imaginación y la estrategia en el futuro. De eso se trata la estrategia política», indicó Cristina Kirchner.

Al comenzar su exposición titulada «Estado, mercado y precios, trabajo, producción y política social en una economía bimonetaria», la ex Presidenta comentó: «esto implica comenzar a decodificar las palabras porque a través de ella comienza la dominación cultural. Algo que advertimos es un ataque formidable sobre el concepto del Estado, pero si miramos este siglo XXI. La primera gran crisis fue la del 2008 cuando el mundo se desplomó y no se recordaba una crisis financiera de igual desde el año 1929 y nos agarró con la crisis autóctona de las 125».

«Y que tuvimos que hacer los que estábamos con la responsabilidad de la conducción del Estado. Necesitábamos que la gente siga consumiendo, no se si acuerdan, pero yo aparecía desde Olivos vendiendo bicicletas, lavarropas, créditos baratos, parecía una mercachifle. Todos lo hacíamos porque necesitábamos que la demanda agregada no se nos cayera. El Estado en todo el mundo salió a socorrer al sector privado. La Reserva Federal de EEUU emitió cinco veces la base monetaria al igual que el Banco europeo para dársela a los bancos, pero nadie dijo nada. Cuando es para ellos está todo bien», explicó.

En este contexto, recordó la crisis del 2009 con gripe H1N1 y después sumó la otra gran crisis que fue la de la pandemia de coronavirus y señaló: «el Estado salió a hacer frente a algo que no conocía, montando hospitales, dando plata a los laboratorios y dando ayuda social».

«¿Qué hubiese sucedido si no estuviera el Estado ante las crisis? El Estado es imprescindible sin lugar a dudas. La reducción al mínimo del Estado es un discurso para quedar bien en la televisión», remarcó.

Luego habló sobre la caída del muro de Berlín y el cambio geopolítico y económico del mundo, la Vicepresidenta manifiesta: «El comunismo es malo, ahora todos somos capitalistas, y si vamos a hacer capitalismo hagámoslo en serio para todos y todas, sin exclusiones».

Al adentrarse al ítem ‘Precios’ de la charla, Cristina indica: «que es lo que escuchamos en esta Argentina donde los precios se volvieron a disparar y los canales nos dicen que el Estado es malo y el mercado es todo benevolencia, nos dicen que el problema es el déficit fiscal», para ejemplificar mostró una tabla de los países con más déficit fiscal y en donde Estado Unidos y Japón están en los primeros lugares, mientras que la Argentina se encuentra en el puesto 13.

«El déficit fiscal no es buena ni mala, estoy tratando de demostrar que nuestra inflación, que es única en el mundo, no es culpa de eso porque los otros países tendrían que estar peor. Tampoco es culpa del déficit comercial», y agregó: «Estados Unidos que tiene los déficit más grandes no tiene inflación porque tiene la maquinita que imprime los dólares y unos cuantos portaviones para ayudarlo. Esto demuestra que el déficit no es responsable del desmadre económico y la súper inflación».

Luego, explicó por qué la ‘oferta y la demanda’ tampoco genera la inflación de precios que está sufriendo la Argentina en este momento.

En este sentido, la Presidente del Senado habló de la supuesta presión tributaria, contó que Argentina es el tercer país evasor y en formar activos en el exterior y expresó: «estos son ciudadanos que sacan euros y dólares afuera. No es que nos falten dólares, sino que están afuera».

Y expuso que hay que controlar la salida de dólares para poder costear las importaciones, porque «en la Argentina hay un festival de importaciones. 600 empresas manejan el 75% de las importaciones, no es algo difícil de controlar».

En este sentido, volvió a hablar sobre la importación sobre la polémica que se desató sobre la importación de caños, Cristina insistió: «Yo decía que si tenés una empresa multinacional de la magnitud de Techint pedile que los millones de dólares que le tienen que pagar a su subsidiaria la financien ellos para no tener que darle 200 millones de dólares para que me importen los caños. Esto también es usar la lapicera, no hace falta pelearse ni nada».

Y apuntó contra los jueces en este tema ya que «entre enero del 2021 y marzo del 2022 salieron del país 1847 millones de dólares a través de amparos. Esos jueces no siguen la doctrina de Rosenkrantz, ‘dónde hay una necesidad de dólares, ahí habrá un juez y un fiscal para darle dólares a los importadores’. Si las necesidades son del pueblo nos hay jueces ni fiscales pero si es para los poderosos hay todo. No digo más Poder Judicial porque no hay más una poder sino un partido».

Alentó a Ferraresi a que cuente sus experiencia en el Gabinete nacional para «mejorar y reencausar» las cosas pero «poniéndose de acuerdo» y recalcó: «la unidad del Frente de Todos nunca estuvo en discusión». «Me importa un pito quedar bien con los funcionarios, me importa quedar bien con los que nos votaron», agregó.

También recordó la fuga de capitales que hubo durante la presidencia de Mauricio Macri y el endeudamiento histórico que permitió el Fondo Monetario Internacional (FMI) y comparando esto con el cambio de matriz económica que hubo durante la Dictadura, pasando por el 2001.

 

Sobre Pulse

Llega un nuevo modo de leer las noticias en Internet. Sumate a Diario Pulse.

Suscripción

Newsletter