domingo 26 de septiembre del 2021

   

Ahora

Legisladores del FDT expresaron su «preocupación» por el convenio firmado con IRSA para construir torres en Costanera Sur

 

El bloque de legisladores porteños del Frente de Todos manifestó este jueves su «preocupación por el convenio urbanístico firmado entre el Gobierno de la Ciudad y la empresa IRSA» por el cual «se pretende habilitar la construcción de torres de 45 pisos en zonas linderas a la Reserva Ecológica Costanera Sur». La iniciativa será tratada hoy en la Legislatura, junto con el proyecto para construir el nuevo complejo deportivo de San Lorenzo en el barrio Boedo.

En un comunicado, los legisladores adelantaron su «rechazo» a «la intención del oficialismo de aprobar dicho convenio» en la sesión que se llevará a cabo hoy. Y cuestionaron que «el proyecto ingresó a la Legislatura y obtuvo dictamen en un plazo récord de siete días sin tener siquiera giro a la comisión de Espacio Público y obturando cualquier instancia de debate genuina de cara a la sociedad».

Además, denunciaron que el proyecto «carece de los estudios de impacto ambiental requeridos por el artículo 30 de la Constitución de la Ciudad» y que «tampoco se analizó la integración que tendría en relación al barrio Rodrigo Bueno ni se informó o consultó a las autoridades de la Comuna 4, donde se ubica el proyecto».

«Las tierras en cuestión fueron cedidas por el Estado Nacional al Club Atlético Boca Juniors en la década del ‘60, a los fines de instalar allí una ciudad deportiva. Dicho objetivo se vio desvirtuado por leyes posteriores y el predio terminó en manos de la empresa IRSA por la suma de 50 millones de dólares. Se trata de la parcela privada más grande de la ciudad, con una superficie total de 70 hectáreas que equivalen a medio barrio de San Telmo con el aditivo de tratarse de tierras costeras», recordaron.

El bloque del FdT remarcó que «preocupa especialmente» que la propuesta «remite, por localización, diseño, tipologías y redacción normativa, a las características de un barrio cerrado», a pesar de que «dicha figura está prohibida por el Código Urbanístico».

Por ello, los legisladores consideraron que este proyecto «es una muestra más del mecanismo de mercantilización de la norma urbanística, a contramano del objetivo de bien común que deberían tener las mismas».

«Esta iniciativa viene a profundizar la intención de privatizar la costanera que fue rechazada por la ciudadanía en Costanera Norte ante el proyecto del emplazamiento de torres de 10 pisos en Costa Salguero, y que ahora avanza sobre la Costanera sur», sostuvieron. Y resaltaron que «políticas como esta consolidan un modelo de Ciudad excluyente y expulsivo» que «contribuye a elevar el precio de la tierra y por ende profundiza las dificultades en el acceso a la vivienda».

De este modo, la oposición convocó a Horacio Rodríguez Larreta «a velar por los derechos y deseos de los porteños y porteñas, en lugar de representar los intereses, una vez más, de los especuladores «.

 

Sobre Pulse

Llega un nuevo modo de leer las noticias en Internet. Sumate a Diario Pulse.

Suscripción

Newsletter