viernes 30 de julio del 2021

   

Ahora

Los bonaerenses que regresen del exterior deberán aislarse 4 días en un hotel y otros 3 en su casa

Lo anunció este martes el Jefe de Gabinete de la Provincia, Carlos Bianco. La medida, que regirá desde el 1 de julio, apunta a evitar el ingreso y propagación de la variante Delta.
 

El jefe de Gabinete de la Provincia, Carlos Bianco, anunció este martes que desde el primero de julio los bonaerenses que regresen a la Provincia desde el exterior deberán aislarse durante una semana: cuatro días en un hotel y otros tres en su casa.

«Toda aquella persona que ingrese desde el exterior con domicilio en Provincia va a tener que aislarse durante 4 días en un hotel que vamos a poner a disposición, como establece la normativa a costo de aquellas personas, y tres días en su domicilio», informó el funcionario durante una conferencia de prensa conjunta con el gobernador bonaerense, Axel Kicillof.

De este modo, los bonaerenses que regresen al país desde el extranjero deberán cumplir con una semana de aislamiento: 4 días en un hotel establecido por el gobierno, que deberá ser pagado por las personas, y otros siete en su domicilio particular.

La medida busca controlar el ingreso de personas del exterior a fin de contener la segunda ola de coronavirus en el país y de evitar que haya circulación comunitaria de la variante Delta. Cabe recordar que esta variante, la más contagiosa y que más preocupa en el mundo, fue detectada en el país (en personas que llegaron desde el exterior), pero todavía no circula.

El anuncio de la Provincia se da poco antes del inicio de las vacaciones de invierno, que en el AMBA está previsto que sean del 19 al 30 de julio. Y va en sintonía con las recientes restricciones implementadas por el Gobierno a los vuelos provenientes del exterior al país, que estipuló un cupo máximo diario de 600 pasajeros a la Argentina.

Por su parte, el gobernador Kicillof explicó: «Tenemos que evitar que ingrese la variante Delta. Como no se puede evitar, entonces hay que demorarlo».

Por ello, señaló que «la idea es que cuando (los bonaerenses) regresen (desde el exterior) no esparzan el virus entre nuestra población».

«Si entran muchísimos portadores de la variante Delta vamos a tener una variante más contagiosa entre nosotros. Y todos los esfuerzos que hicimos va a volar por los aires», dijo.

Por ello justificó el aislamiento de siete días en que «potencialmente (quien ingresa) porta algo muy dañino para los demás. Den positivo o no (en el PCR de ingreso al país) deberán permanecer 4 días en un hotel. Y luego tres días en su domicilio».

«Estamos tomando medidas de cuidado. No es un invento bonaerense, estamos cuidando a la gente», concluyó.

El viceministro de Salud, Nicolás Kreplak, explicó que esta estrategia de aislamiento es «obligatoria» para las personas que reingresan al país. Y detalló que «cada persona que reingresa debe tener un estudio de diagnóstico PCR negativo antes de subirse al avión, uno negativo cuando ingresa, e igual debe realizar un aislamiento de siete días».

«Nosotros veníamos haciendo un seguimiento telefónico, y empezamos a hacer las últimas semanas un trabajo de seguimiento y auditoria en territorio, a buscar a las personas en los lugares donde habían registrado que era su domicilio. Hicimos 314 visitas y encontramos solo al 33% de las personas (104 ausentes). Esto es gravísimo», dijo el funcionario. «No podemos tener un policía en la puerta de cada casa para garantizar los aislamientos. Es imprescindible que haya conciencia social», agregó.

 

Sobre Pulse

Llega un nuevo modo de leer las noticias en Internet. Sumate a Diario Pulse.

Suscripción

Newsletter