domingo 1 de agosto del 2021

   

Ahora

Más de 80 murgas porteñas ensayan en parques y plazas y aguardan definición de Ciudad

 

Más de 80 murgas porteñas ensayan en distintos parques y plazas de la ciudad, tras haber recibido el permiso otorgado por el Gobierno de la Ciudad y acorde al protocolo aprobado correspondiente al distanciamiento social, preventivo y obligatorio por el coronavirus, mientras se define si habrá festejos del Carnaval 2021.

No obstante, la presencia de las agrupaciones de carnaval en las plazas despertó en algunos lugares históricos de los ensayos dificultades y situaciones violentas, debido a la gran cantidad de actividades físicas que se realizan en los espacios públicos.

Así fue como en ciertos lugares hubo discusiones entre murgueros y vecinos donde se buscó una relación armónica, pero en Parque Centenario, la murga La Redoblona sufrió agresiones esta semana por parte de gente que estaba realizando actividades deportivas, quienes no respetaron el espacio histórico de ensayo de esta agrupación reconocida, como todas las murgas, como “patrimonio cultural de la ciudad”.

En este sentido, el delegado de las agrupaciones de carnaval Felipe Fiscina expresó que “repudiamos lo sucedido en Parque Centenario el martes pasado por la noche. La Policía de la Ciudad y Espacio Público estaban alertados sobre los conflictos que venían ocurriendo en el lugar histórico donde hace 23 años ensaya La Redoblona”.

“La inoperancia y la intolerancia -continuó- hicieron que de una situación normal donde vecinos y murgueros llegan a un acuerdo terminara en agresiones e intimidaciones. Exigimos que se garantice el normal desarrollo de los ensayos de todas las murgas que están realizando sus actividades en la Ciudad”.

Desde el mes pasado comenzaron a sonar en algunas plazas y parques los bombos con platillo, primero fueron unas pocas agrupaciones y a comienzos de diciembre se multiplicaron en los distintos barrios de la ciudad.

“Con respecto a la vuelta de los ensayos se está dando un permiso mensual, no cómo los años anteriores que era por todo el período de ensayo; son dos días de ensayo por semana de dos horas cada jornada, y en el caso de murgas grandes se otorgaron más horas para que puedan distribuirse mejor los tiempos de ensayo”, precisó por su parte la delegada Soledad Taboada.

Destacó que “primero demarcamos el espacio de ensayo para protegernos y proteger a los vecinos, luego nos dividimos en un bloque de 3 grupos de 10 personas; y cada media hora o según el tiempo que establezca cada agrupación, se produce un recambio, se van los primeros que estaban ensayando de modo de no superponerse con el bloque siguiente”.

La delegada señaló que las murgas buscan mantener una convivencia tranquila con los vecinos y con quienes realizan actividades de danza, gimnasia, música, deportes u otras actividades, pero “lamentablemente surgieron algunos problemas en parques más chicos”, dijo al hacer referencia a lo sucedido en Parque Centenario.

“Como no hay tanta difusión de los ensayos mucha gente desconoce que hay una normativa del gobierno que establece esos espacios para las murgas como patrimonio cultural y que vienen siendo ocupados por los ensayos históricamente”, dijo y añadió: “Solicitamos a las autoridades que coloquen un cartel que indique que hay murgas que ensayan en el lugar, eso podría lograr que todo sea más tranquilo y podamos convivir entre todos”.

 

SEGUÍ LEYENDO:

ag

 

Sobre Pulse

Llega un nuevo modo de leer las noticias en Internet. Sumate a Diario Pulse.

Suscripción

Newsletter