jueves 5 de agosto del 2021

   

Ahora

Nueva etapa | PAMI y Fundación Favaloro se unen para cuidar la salud de los jubilados

 

El sábado 29 de julio del año 2000, en horas de la tarde, René Favaloro decidió quitarse la vida con un disparo al corazón. El creador del bypass coronario había redactado siete cartas dirigidas a amigos, familiares, colegas que fueron halladas en su departamento. Pero una de ellas le hablaba a las “autoridades competentes”, al presidente de entonces Fernando De la Rúa donde dejaba en claro que una de las razones de la trágica decisión era la situación financiera de su Fundación ante la imposibilidad de cobrar millonarias deudas que tenían con ella distintos organismos, entre los que se encontraba el PAMI, dirigido por el actual jefe de Gobierno Porteño, Horacio Rodríguez Larreta.

Según confió después el propio De la Rúa, el cardiocirujano concluyó la misiva con una frase lapidaria: “Estoy desesperado”.

“La carta llegó el viernes y me enteré ayer (lunes)”, confesó De la Rúa ante las cámaras de América TV. “Él me pedía si podía interceder ante empresarios para obtener una donación de seis millones de pesos”, dijo el primer mandatario.

En otra de las siete cartas que dejó antes de quitarse la vida, a los 77 años, Favaloro condenó la corrupción de médicos, sindicalistas y prestadores. “El PAMI tiene una vieja deuda con nosotros -creo desde el año ’94 o ’95- de 1.900.000 pesos; la hubiéramos cobrado en 48 horas si hubiéramos aceptado los retornos que se nos pedían”, decía una de las cartas, fechada al 29 de julio en la que Favaloro sostenía haberse “negado sistemáticamente a quebrar los lineamientos éticos, como consecuencia, jamás dimos un solo peso de retorno”.

En 1999, con el arribo de la Alianza a la Casa Rosada se designó en el PAMI un triunvirato de intervención conformado por Ángel Tonietto, Cecilia Felgueras y Horacio Rodríguez Larreta, y el cardiocirujano confiaba en que el pago de la deuda pudiera ser finalmente destrabado. Con la nueva conducción tripartita, PAMI siguió negando la existencia de las facturas.

Sin embargo, Rodríguez Larreta, entonces interventor del PAMI, aseguraba que “no tenía una deuda verificada con la Fundación”, y los únicos incumplimientos que existían “eran unas facturas vencidas correspondientes a los años 1993 y 1995, que no figuraban en los libros contables de la obra social”.

Hoy esa página trágica de la historia se dio vuelta. La recontrucción de la Argentina es espejo de la recontrucción de la obra social más grande de América Latina. PAMI y Fundación Favaloro se unen para cuidar la salud de las jubiladas y jubilados.

La actual dirección ejecutiva de PAMI conducida por Luana Volnovich lanzó hoy el programa integral “Chequeate en casa”, tras la firma de un convenio de trabajo con la Fundación Favaloro para que las personas afiliadas puedan dar continuidad a los chequeos preventivos y, en caso de ser necesario, facilitar el acceso a una intervención médica temprana.

“Celebramos el hecho de establecer una alianza estratégica con una institución prestigiosa como la Fundación Favaloro. El programa busca que las jubiladas y los jubilados de PAMI puedan seguir cuidando su salud en este contexto de emergencia sanitaria”, dijo Volnovich, directora ejecutiva de la obra social durante la firma del convenio con la Dra. Liliana Favaloro, Dra. Laura Favaloro y Dr. Sebastián Defranchi, presidenta y directores ejecutivos respectivamente, de la organización dedicada a la docencia e investigación médica.

Volnovich explicó que con este acuerdo lo que está haciendo la obra social es prepararse “para la nueva fase donde lo que queremos es que nuestras afiliadas y afiliados aún sin salir de sus casas puedan controlar sus enfermedades crónicas”.

Según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), el 76% de los países integrantes de la entidad registraron una baja significativa en las consultas relacionadas a la medicina preventiva desde que se inició la pandemia, razón por la cual PAMI impulsa este programa de cuidados preventivos y detección temprana de riesgos.

Este programa nacional comenzará, en una primera etapa, a ser implementado en AMBA para luego llevarse a cabo en todo el país. Las personas afiliadas de AMBA completarán una autoevaluación inicial en la plataforma pami.org.ar para que puedan conocer su estado general de salud e identificar posibles factores de riesgo.

El cuestionario médico fue diseñado por la Fundación Favaloro, institución pionera a nivel regional en la ejecución de dispositivos preventivos de salud y supervisado por una comisión de expertos y expertas de PAMI.

“El Dr. René Favaloro sostenía que la prevención es un aspecto de alta trascendencia para preservar la salud de la población. Bajo esta premisa, en Fundación Favaloro damos prioridad a la detección y control de los factores de riesgo para enfermedades cardiovasculares, así como al diagnóstico y tratamiento oportuno de las mismas. Por eso, nos enorgullece emprender en conjunto este proyecto, el cual brindará a las personas afiliadas a PAMI acceso a una evaluación preventiva en nuestro Hospital, asumiendo ambas instituciones el compromiso de seguir luchando por una salud digna para toda la población, dijo la presidenta de la institución.

Del acto de la firma del convenio participaron en representación de PAMI el subdirector ejecutivo, Martín Rodríguez, y el secretario general técnico-médico, Eduardo Pérez.

“Chequeate en casa” tiene por objetivo fortalecer las buenas prácticas para el autocuidado, realizar seguimiento clínico a través de las médicas y los médicos de cabecera de PAMI, clasificar los casos en orden de prioridad, según la necesidad de atención médica, y dar asistencia permanente a través de las prestaciones del Instituto.

Los resultados serán procesados, analizados y ponderados por la comisión de PAMI y se confeccionarán informes sobre el estado de salud de cada una de las personas afiliadas para ser derivadas al nivel de atención correspondiente.

Además, quienes realicen la autoevaluación inicial tendrán acceso a la “Guía de buenas prácticas para el cuidado” redactada por profesionales médicos y especialistas de la obra social para brindar conocimiento sobre medidas preventivas.

EL LEGADO DE FAVALORO: HONESTIDAD, SOLIDARIDAD Y HUMANISMO

Nacido el 12 de julio de 1923 en el barrio “El Mondongo” de La Plata, e hijo de un carpintero –Manuel— y de una modista –Ida Raffaelli–, Favaloro ingresó a la Facultad de Medicina de Universidad Nacional de La Plata a fines de los años 30.

Realizó su residencia en el Hospital Policlínico de la capital bonaerense, donde vivió durante dos años de forma muy austera entre los pacientes que atendía, hasta que se recibió en 1949.

A poco de graduarse, le llegó una carta de un tío, quien vivía en la localidad de Jancito Aráuz, en la zona desértica de La Pampa, en la cual le contaba que en se pueblo de 3500 habitantes se necesitaban médicos.

Junto con su hermano Juan José puso en marcha un centro asistencial y logró reducir la mortalidad infantil en la zona, al igual que las infecciones en los partos y la desnutrición, todo gracias a campañas de difusión sanitarias que realizaba con la ayuda de las Iglesias, las escuelas y las instituciones intermedias.

En ese entones, Favaloro volvía una vez por año a La Plata, donde además de presenciar algún partido de Gimnasia, el club de sus amores, aprovechaba sus visitas para ponerse al día en materia de conocimientos médicos.

La cirugía toráxica era uno de los temas que más le interesaban, y lo entusiasmaba la idea de viajar a Estados Unidos con el propósito de nutrirse de los últimos avances en materia de intervenciones cardíacas.

Tras 12 años como médico rural, se traslada a Cleveland, y tras trabajar en el tratamiento de las afecciones vasculares comienza a interesarse, en 1967, por la utilización de la vena safena en las intervenciones coronarias.

La estandarización de esa técnica sería conocida como bypass, y sus especificidades serían publicadas en 1970 en revistas especializadas de los Estados Unidos.

En 1971, Favaloro retorna al país con el deseo de crear una clínica de alta complejidad similar a los centros asistenciales en los que había trabajado en el exterior.

Cuatro años más tarde nace la Fundación Favaloro, donde se formaron más de 450 residentes provenientes de las provincias argentinas y de los países de Latinoamérica.

En 1980, creo el laboratorio de Investigación Básica, dependiente del área de formación de la Fundación, y sobre la base de esta experiencia se creó en 1998, la Universidad Favaloro.

La Fundación atendía afecciones que iban más allá de lo cardivosaculares, y recibía pacientes que eran derivados desde diversas obras sociales. A 20 años de la partida de Favaloro, PAMI se une junto a su Fundación para cuidar la salud de las jubiladas y los jubilados, abriendo así una nueva etapa donde las personas afiliadas recibirán atención médica de excelencia.

 

Sobre Pulse

Llega un nuevo modo de leer las noticias en Internet. Sumate a Diario Pulse.

Suscripción

Newsletter