lunes 14 de octubre del 2019

   

Ahora

Por DNU, el Gobierno quitó frecuencias a ARSAT para beneficiar a privados

 

A través de un Decreto de Necesidad y Urgencia ( DNU) el Gobierno modificó hoy la ley de Desarrollo de la Industria Satelital para favorecer a operadores «públicos o privados», en un sector en el cual la empresa estatal ARSAT tenía «carácter preferencial».

Se trata de la Ley 27.078, que había sido sancionada en noviembre de 2015 y declaró de interés público el desarrollo de las Tecnologías de la Información y las Comunicaciones, las Telecomunicaciones y sus recursos asociados.

A través del artículo 11 de esa Ley, se reservó con carácter preferencial a la Empresa Argentina de Soluciones Satelitales (AR-SAT) una serie de frecuencias.

El decreto 58/2019 publicado en el Boletín oficial afirma que “el Ente Nacional de Comunicaciones (Enacom) asignará en forma directa a la Empresa Argentina de Soluciones Satelitales Sociedad Anónima AR-SAT las frecuencias que requiera para el cumplimiento de sus fines”.

Y agrega que «por lo tanto resulta necesario y urgente establecer medidas concretas a efectos de posibilitar que el ESTADO NACIONAL, conforme los procedimientos de asignación establecidos en el Decreto N° 1340/16 ponga a disposición de prestadores de Servicios de Tecnologías de la Información y las Comunicaciones las bandas de frecuencias consignadas en el Anexo II de la Ley N° 27.208, reservadas con carácter preferencial a la EMPRESA ARGENTINA DE SOLUCIONES SATELITALES SOCIEDAD ANÓNIMA AR-SAT, de manera de promover su utilización para la prestación de los Servicios de Comunicaciones Móviles».

Según se explicíta, será el Ente Nacional de Comunicaciones (ENACOM) dirigido actualmente por Silvana Giudici, el que podrá otorgar las bandas de comunicaciones de Arsat a prestadores de servicios privados regionales o locales.

Guillermo Rus, ex vicepresidente del Arsat, explicó a Diario Pulse que «están modificando por decreto una ley que incumplen. Porque esa ley lo que hace es aprobar el plan de Arsat que tenía al Arsat 3, nunca lo hicieron».

«Es una ley ignorada por el Gobierno, pero la están modificando para transferir recursos del sector público al privado. Es muy negativo. También es negativo modificar el marco regulatorio de las telecomunicaciones con un decreto bajo la promesa de un proyecto convergente que nunca llega. Ante esto, hacen una ley más corta que nunca sale en el Congreso y terminan sacando por decreto la administración de un recurso que tiene un valor de 500 millones de dólares», apuntó el experto.

El Gobierno justificó el DNU al señalar que «la urgencia que impide aguardar al trámite ordinario de sanción de las leyes», indicó el texto del boletín oficial y añadió que «la experiencia indica que los procesos de adjudicación de este tipo de licencias o autorizaciones conllevan plazos que se prolongan en el tiempo».

En el anexo mencionado se detallan las frecuencias alcanzadas por este decreto, que sirven para dar servicios móviles 3G y 4G. Se trata de bandas nacionales de 700 mhz y de 1,7-2,1 mhz, y regionales de 1.800-1.900 mhz.

De esta manera, las porciones de espectro que hoy tiene Arsat serán puestas a consideración del mercado como el de los grandes operadores móviles, Claro, Personal y Movistar.

«Se buscaba mayor competencia. Incluso antes estaba anotado Nextel, que ahora no está. Claramente el mercado no va a llegar a los lugares donde ya no llegó por más que tenga más espectro. Le vas a estar dando más recursos al privado y lo que no hizo en los lugares donde no hay conectividad ahora, tampoco irán con esta misma lógica», concluyó Rus.

En tanto, el diputado nacional del FPV-PJ e integrante de la Comisión de Comunicaciones e Informática, Rodrigo Rodríguez, afirmó que «el decreto de Macri y el desguace de Arsat confirma su desprecio por el patrimonio público, la renuncia a la soberanía satelital y su vocación permanente por garantizar la rentabilidad empresaria por sobre los derechos de la ciudadanía».

Además, afirmo que «entregar el espectro, un recurso estratégico de las telecomunicaciones, en un marco de híper concentración y un Estado desentendido de la regulación y el control será absolutamente perjudicial para los consumidores».

Por último, afirmó que «la protección mediática de la que goza el gobierno de Macri se nutre de decretos como éste que consolidan la transferencia de recursos públicos a manos privadas».

Respecto de los pasos a seguir, el diputado afirmó estar evaluando medidas judiciales, aunque destacó que «la Comisión Bicameral de seguimiento de los DNU del Congreso debería tratarlo rápidamente y dictaminar su rechazo».

El DNU para disponer de las frecuencias de ARSAT by Diario Pulse on Scribd

 

 

 

Sobre Pulse

Llega un nuevo modo de leer las noticias en Internet. Sumate a Diario Pulse.

Suscripción

Newsletter