viernes 25 de septiembre del 2020

   

Ahora

“Tenemos que frenar iniciativas institucionales del Gobierno”

 

Hernán Iglesias Illia, el hombre del PRO que tuvo a cargo la comunicación de las políticas públicas en el gobierno de Mauricio Macri, se refirió a la carta que publicó el ex presidente tras sus vacaciones en Europa y explicó abiertamente el bloqueo que propone Juntos por el Cambio en el Congreso.

“Creo que, de cara a la sociedad, tenemos que frenar las iniciativas institucionales del Gobierno”, afirmó el ex funcionario en diálogo con Radio Metro. Y enumeró las cuestiones a las que, según su criterio, la coalición opositora debe ponerles palos en la rueda: “La Reforma judicial, la discusión sobre la Corte (Suprema de Justicia), el traslado de jueces designados correctamente, la intención de poner su propio Procurador. Todas esas cosas hay que frenarlas”.

Fue en este punto, cuando la periodista María O’Donnell le recordó que durante la gestión de Macri hubo desplazamientos de jueces y que el ex mandatario había querido nombrar un Procurador General. Como respuesta de parte de Illia, la comunicadora solamente obtuvo la frase: “Por favor, María, no es lo mismo, estás comparando situaciones distintas”.

Sin esbozar argumentos que justificaran la diferencia de ambas situaciones, el ex funcionario continuó con su razonamiento: “La mejor manera de frenar la manipulación de la Justicia es nombrar jueces por los procedimientos habituales. El gobierno de Macri nombró 300 jueces y magistrados con el acuerdo del Senado”.

Lo que Illia no aclaró fue que el propio juez de la Cámara de Casación Penal Carlos Mahiques admitió que las reasignaciones de jueces que tuvieron lugar durante el gobierno de Macri no cumplen con el marco legal y que esos traslados de magistrados “deberían cumplir con las reglamentaciones del Consejo de la Magistratura y obtener acuerdo del Senado”. Precisamente, la situación del mismísimo Mahiques es usada por el actual representante del gobierno de Alberto Fernández en el Consejo de la Magistratura, Gerónimo Ustarroz, para revisar los traslados del gobierno de Cambiemos.

Otro de los puntos calientes de la entrevista fue cuando Illia respaldó la carta publicada por el ex presidente Macri en el diario La Nación el fin de semana, luego de casi ocho meses de silencio. Según explicó, el texto surge luego de que el líder de Juntos por el Cambio le diera a su sucesor en el sillón de Rivadavia varios “meses de respetuoso silencio al nuevo gobierno para que se asentara y presentara sus proyectos a la sociedad”.

Pero pasado este tiempo, agregó, Macri decidió dirigirse a la sociedad porque “siente que hay una avanzada de buena parte del Gobierno, de poner en tensión muchas de nuestras reglas de convivencia democrática” y porque “llegó el momento de hacer una declaración fuerte y advertir sobre estos temas».

Fue entonces cuando desnudó la intención de la oposición de “frenar las iniciativas institucionales del Gobierno”. Pero eso no fue todo, también consideró que las marchas -fogoneadas por JxC y festejadas por el propio Macri- en plena pandemia no suponen un riesgo sanitario. Contradiciendo a infectólogos, científicos y a las autoridades del Ministerio de la Nación, Illia afirmó que “no hay relación entre las marchas y los aumentos de contagios” de coronavirus que se vienen registrando.

Sobre la pandemia y la estrategia implementada para combatirla, el ex funcionario aseveró que “el Gobierno tiene una relación rara con el aislamiento, que en un principio tuvo éxito y le genero popularidad. Parecía tener éxito incluso a nivel sanitario porque había pocos casos y pocos muertos. Pero (el Presidente) se fue enamorando de la cuarentena”.

Esto, añadió, “le permitió tener un control de la cuestión política muy fuerte” porque “estuvo gobernando sin el Congreso durante dos meses, con muchos DNU (Decretos de Necesidad y Urgencia) y luego sesionando virtualmente pero solo relacionado con la pandemia”.

“Este es el año con más DNU desde el 2002”, aseguró. Y consideró que esto se dio “en parte porque la actividad del Congreso es irregular”. Los dichos de Illia fuero desmentidos por O’Donnell, quien le remarcó que incluso con la pandemia, el Congreso sacó más leyes que el año pasado, cuando solo hubo 15 sesiones en ambas cámaras y se sancionaron 37 leyes.

Finalmente, el hombre del PRO a cargo de la comunicación de las políticas públicas en el macrismo opinó sobre el espionaje ilegal a dirigentes opositores, sindicalistas, jueces y periodistas bajo su gobierno. La estrategia parece sacada del título de un libro del gran Roberto Fontanarrosa: «Negar todo».

“No se espiaba a Cristina Kirchner. Lo que hubo fue una observación al Instituto Patria. No es lo mismo”, fue la insólita respuesta.

La Justicia procesó al ex jefe de la agencia federal de inteligencia, Gustavo arribas, y a su segunda en el organismo, Silvia Majdalani, en la causa que investiga el presunto espionaje ilegal a la actual vicepresidenta del país.

Una ex integrante de carrarera de la AFI que trabajaba en “Asuntos Jurídicos” contó con detalles ante la Comisión Bicameral que fiscaliza las actividades del organismo cómo se armaron los documentos, memos y oficios para darle apariencia de legalidad a lo que era en realidad espionaje ilegal.

Señaló también que la coordinación de la elaboración de los documentos estuvo a cargo de una persona a la que identificó como ex secretario del fallecido juez federal Claudio Bonadio, dijeron los portavoces.

El 6 de mayo de 2016 Macri determinó por medio del decreto 656 derogar la ley de inteligencia sancionada en febrero de 2015 durante el gobierno de Cristina Fernández de Kirchner que habilitaba el acceso público a la información sobre el uso del dinero de la AFI. La excepción eran los recursos destinados a tareas específicas de inteligencia que si bien se mantenían reservados, debían quedar registrados con documentación que lo respalde.

Los fondos reservados, una potencial caja negra, ascendió a $2697 millones en 2019, ultimo año de la gestión macrista.

Tras romper la cuarentena, contagiarse de coronavirus y finalmente recuperada, Patricia Bullrich habló de «sustituir» al Gobierno, en línea con la estrategia que marca la oposición. “Somos mirados por la sociedad como la posible sustitución de este gobierno en 2021”, dijo la presidenta del PRO en una entrevista en TN. El próximo año son las elecciones legislativas, no se cambia ningún gobierno.

 

Sobre Pulse

Llega un nuevo modo de leer las noticias en Internet. Sumate a Diario Pulse.

Suscripción

Newsletter