lunes 21 de octubre del 2019

   

Ahora

Volver a 2002: por la crisis, compran leche directamente en los tambos

 

El precio dolarizado de la leche y la desbocada inflación impactó de lleno en el bolsillo de los argentinos y modificó habitos de consumo. Ante la suba de precios, crece la tendencia en distintos puntos del país de comprarla directamente en el tambo a casi la mitad del valor que se paga en el supermercado, una escena de crisis que se remonta al 2002.

Juan Pastra, productor lechero, explicó al diario La Verdad de Junín que “si esto pasa es consecuencia de algo que se está haciendo mal. Hoy hay gente que lo hace y se está vendiendo a $20 el litro, contra 45 que sale un sachet, si lo encontrás, en el súper”.

Según Pastra, el tambero “le vende a $11 a la usina o la fábrica o sea que vendiendo particular gana plata. Pero en realidad no es significativo porque en uno de los tambos que hay en Agustina, para que fuera rentable, todo el pueblo tendría que consumir 5 litros de leche por día por persona”.

“Se está haciendo en algunos lugares pero hay que tener en cuenta los problemas sanitarios, porque no está pasteurizada. En los supermercados no hay leche, está faltando un ordenamiento en todo sentido”, advirtió el productor.

Esta modalidad de venta ya había pasado en 2002, tras el estallido social que eyectó a Fernando De la Rúa de la presidencia.

La inflación de marzo fue de 4,7%, acumula casi un 12% en el primer trimestre y la interanual trepó al 54,7%, la más alta tras la salida de la hiperinflación en 1991.

En tanto, los alimentos aumentaron 64% en un año. El plan del Gobierno para «aliviar» la espirar inflacionaria consistió en un «pacto de caballeros» para congelar apenas 60 productos de la canasta básica. En el caso de la leche, el sachet de «La Martona» reemplaza a La Armonía, también de la firma Mastellones.

Lo insólito del plan oficial es que se venderá a un precio de $35,80, casi diez pesos más que su antecesora, que en los últimos meses era imposible conseguirla en góndolas. “Necesitamos un alivio todos”, dijo el Presidente en un spot en el que buscó mostrarse preocupado. Al otro día se fue de vacaciones a un exclusivo country Potrerillo de Larreta, un barrio de 170 hectáreas ubicado en las Sierras Chicas de Córdoba, que cuenta con una cancha de golf de 18 hoyos y una hostería.

 

Sobre Pulse

Llega un nuevo modo de leer las noticias en Internet. Sumate a Diario Pulse.

Suscripción

Newsletter